Translate

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Política LA INGENUIDAD DEL BID Y DE CARLOS SANTISO

¿Podrá superar su ingenuidad el BID y Carlos Santiso?
Recientemente se ha publicado en el diario El País de España el artículo “La era de los Gobiernos inteligentes. América Latina ha avanzado en mejores políticas de desarrollo, pero necesita Gobiernos más eficaces, eficientes y abiertos”, escrito por Carlos Santiso, jefe de la División de Capacidad Institucional del Estado del Banco Interamericano de Desarrollo.

CARLOS SANTISO Y LA RECETA DEL BID…

Santiso plantea que “la región necesita buenos Gobiernos. Pero, ¿qué constituye un buen Gobierno?..”. Y, a continuación, esboza la receta de tres dimensiones que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) propone…

Primero: Los países deben forjar Gobiernos eficaces. Dice Santiso que “un Gobierno eficaz es el que logra resultados que responden a las necesidades de sus ciudadanos...Gestiona en función de los resultados y toma decisiones basadas en evidencia. ¿Dónde empezar? En primer lugar, poner las estadísticas a la vanguardia del diseño de políticas para basarlas en mayor y mejor evidencia….Segundo, un Estado eficaz requiere un núcleo estratégico fuerte —no un Estado fuerte— reinventando sus "centros de Gobierno" para mejorar la coordinación y seguimiento de los programas de Gobierno...”.

Segundo: Los países deben promover Gobiernos eficientes. Plantea Santiso que “un Gobierno eficiente es el que reduce los costos de los ciudadanos en sus interacciones con el sector público y brinda servicios de una determinada calidad a menor costo...Los Gobiernos eficientes requieren la ampliación de soluciones basadas en Gobierno electrónico potenciando el uso de tecnologías de información en una sociedad cada vez más joven y más conectada. Esto además implica mejorar la calidad de las regulaciones y simplificar la burocracia administrativa. Promover un servicio público técnicamente competente y fiscalmente sostenible representa uno de los mayores desafíos…¿Dónde empezar? Dos áreas principales: la profesionalización del servicio público, la reducción de la burocracia…y la simplificación de los trámites…”.

Tercero: Los países deben promover Gobiernos abiertos. Manifiesta que “un Gobierno abierto es aquel que es transparente, actúa con integridad y evita la corrupción…Los Gobiernos abiertos apoyan activamente un mayor acceso a la información y promueven su uso eficaz para evitar la corrupción y mejorar la gestión…¿Dónde empezar? Hay dos prioridades: fortalecer los sistemas de rendición de cuentas y de integridad, y mejorar políticas específicas de transparencia. Fortalecer y modernizar las entidades de control y auditoría representa un desafío definitorio para la región y es a la vez un mecanismo clave para que los Gobiernos rindan cuenta de los resultados que logran, mejorando de esa manera la calidad de la gestión pública…”.

Y termina indicando que “las administraciones abiertas, eficaces y eficientes marcarán el fin de los Gobiernos sobredimensionados. Es hora de abrir la puerta a la era de los Gobiernos inteligentes…”

¿DEBEMOS CONFORMARNOS CON LA INGENUIDAD DEL BID?

¿Cómo representar lo planteado por Carlos Santiso?, ¿a alguien le suenan las campanas?...Las palabras de Carlos Santiso solo son ¡un festival de buenas intenciones o de buenos deseos propios de fin de año!. Nada más…pero resulta difícil de creer que el BID esté tan desinformado y sea tan iluso como para vivir de espaldas a la realidad: porque ¡los políticos y los gobiernos latinoamericanos no tienen nada de lo que predica el BID y no les interesa implementarlo!...¡Solo miren a su alrededor…!.

¿Podemos ser más duros?. Solo basta con postular la hipótesis de que el sempiterno subdesarrollo latinoamericano es producto –entre otras cosas- de gobiernos cerrados, ineficaces e ineficientes… liderados por políticos y agrupaciones cerradas, ineficaces e ineficientes…¿podría ser distinto?. Lo macro siempre refleja lo micro plenamente…

Por lo tanto, lo que plantea Carlos Santiso y el BID es una muestra más del constructivismo racionalista propio del socialismo y que nos lleva siempre a callejones sin salida, en la cual en vez de trabajar buscamos culpables…Además, ¿cómo podemos pedirles a los políticos y sus gobiernos que erosionen sus fuentes de poder gratuitamente?. Porque, claro está, en este continente, el Estado y los gobiernos son un botín fiscal de enorme valor; todos desean apropiárselo para satisfacer sus propios y particulares intereses…¿la gente…el pueblo?...¡que se las arreglen como puedan!!!

Por eso, los políticos latinoamericanos propician gobiernos cerrados al escrutinio público sin ninguna responsabilidad por las políticas nefastas que implementan. Y se hacen reelegir sin cuestionarse el pasado de pobreza que han generado y generan. La razón de ello es un electorado tan ignorante y desinformado que solo basta el populismo de los políticos clave para permanecer anclado al poder con el menor esfuerzo…Si a nadie parecen importarle los fracasos de nuestras sociedades…parece que a los políticos menos…
 
La mayoría de los políticos y gobiernos latinoamericanos implementan políticas populistas que requieren un enorme gasto fiscal y el consiguiente aumento del tamaño del Estado lo que acarrea una creciente ineficacia e ineficiencia…¿Han visto alguna vez una institución gubernamental latinoamericana que entregue servicios de calidad?...Probablemente, antes de eso veremos un unicornio azul. Por lo tanto, ¿se han preguntado en el BID porque nuestro continente sigue formando parte del tercer mundo, sin esperanzas de dar el salto definitivo?. Y una de las razones es que tenemos una clase política profesional que se ha enquistado en el poder y los gobiernos, viviendo y enriqueciéndose con las regalías que los botines fiscales les entregan, capturando al Estado para sus propios intereses…

¿Es ingenuo el BID o solamente forma parte del entramado del poder?...¿Podrá contestar la pregunta el BID?


Panorama LIBERAL
Miércoles 3 Diciembre 2014

No hay comentarios: