Noticias al Cierre

Loading...

jueves, 10 de abril de 2014

Opinión. LA LOCURA SOCIALISTA DE LAS DEMOCRACIAS INTERVENIDAS.

¡Y no es mentira!!!!
Estos son tiempos de un nuevo socialismo, el interventor. Es decir, son tiempos de democracias intervenidas transversalmente por la clase política, y por lo tanto, hay muy pocos países en el mundo que disfruten de democracias liberales en forma y fondo. En otras palabras, la ideología que predomina en la actualidad es la social democracia, un bastardo político que justifica, con la igualdad, la pérdida creciente de libertades. Así, mientras los países se empobrecen y gimen por mejorar el bienestar de sus ciudadanos, los políticos de todas las tendencias propician un Estado creciente que juega con los estamentos sociales al ofrecerles un mejor futuro, pero crea reglas de juego que solo incrementa la pobreza de manera creciente…Recuerde: los gobiernos no crean riqueza, la expropian de los ciudadanos que tienen la suficiente iniciativa para asumir riesgos y buscar los beneficios respectivos.

Es cierto que el socialismo se ha edulcorado, es dulzón y reniega de su pasado violento y totalitario…ya nadie parece aspirar (excepto los retrógrados comunistas y sus cánticos de sirena del pasado) al comunismo totalitario aunque aún hay vestigios de una nueva peste que se sienten en el aire. Afirmamos que el socialismo le da la espalda al ser humano, al que considera inútil e incapaz de manejar su propia vida y por eso, propicia y genera sistemas que ahogan a las personas en un mar de leyes que nadie entiende y que son administradas por una oligarquía de políticos y burócratas que así justifican los recursos gastados en ellos. Al final, la democracia intervenida tiende a aumentar el tamaño del Estado de una manera tal que se hará imposible revertirlo en el futuro.

¿Progresará la especie humana con estas democracias intervenidas?. Las democracias intervenidas interrumpen el círculo virtuoso de la iniciativa, motor del progreso y desarrollo humano, porque crean demasiadas trabas que impiden que algunos avancen más rápido que otros. En su intento por igualarlos a todos, se termina nivelando hacia abajo. El discurso predominante es la búsqueda de la igualdad, olvidando que eso es una imposibilidad física y material: es una ilusión pretender la igualdad entre los seres humano y es la razón de la violencia descarada en varios periodos de la historia liderados por un poder estatal agresivo y coercitivo.  Siempre, gracias a los Estados, algunos serán más iguales que otros.

La única igualdad que debe ser buscada intensamente es la igualdad de oportunidades, y para tal fin, necesitamos un Estado arbitrador y que mantenga un rol secundario, controlado por los otros poderes que la sociedad se ha impuesto. Pensemos, por ejemplo, en los deportes colectivos tan valorados por la especie humana: funcionan bajo reglas comunes, respetadas por todos, y en los buenos partidos, los árbitros pasan inadvertidos. Sin embargo, cuando un árbitro comienza a participar activamente en el juego, premiando a unos y castigando a otros, el juego se distorsiona y degenera, llegando a niveles de violencia inusitados.

Resulta preocupante, entonces, que los socialistas promuevan Estados activos que vayan más allá de su rol de árbitros porque los resultados son terribles: incremento de la participación de los políticos en las cuestiones humanas más básicas genera una creciente reducción de las libertades individuales, regulación de los mercados libres y concentración económica, énfasis en discutir sobre temas intrascendentes, aumento del corporativismo…y una creciente pérdida de eficiencia y estancamiento. Y solo basta con mirar a Venezuela y Argentina, dos maravillosos países, a los cuáles los políticos les están cercenando el futuro que se merecen.

Y Bachelet asume con la misma pretensión: cambiarnos la vida desde un escritorio mediante políticas asistencialistas que harán más pobres a los más pobres, y más pobres a los más ricos. Pareciera que cuando asumió en su primer mandato, Bachelet estaba sumamente consciente de su profunda ignorancia respecto de cómo funciona el mundo; en esa época la clase política de sus propio sector la veía como una advenediza que había que soportar. Y parecía que ella misma era consciente de su ignorancia, y por eso, se rodeó de personas inteligentes, independientes, realistas y conocedoras del mundo. Es la razón, por la cual jamás ofrecía conferencias de prensa abiertas para responder dudas y consultas de la prensa…Solo habla en los centros de madres y los asilos de ancianos…

Pero, ahora, en su nuevo mandato y luego de haber estado en la ONU, desborda confianza y cree que está llamada por la luz del destino para guiar este país; cree que puede hacer lo que se le viene en gana; cree que nos podrá cambiar la vida…Hoy, nadie de su sector la mira con desconfianza, porque les ha devuelto el botín fiscal tan deseado. Hoy, esta señora cree tener la sabiduría para nombrar al que quiera en cualquier puesto…Y todavía no se da cuenta que la ciudadanía mira a los políticos –inclusive a ella- con profunda desconfianza; no les cree ni lo que rezan…Pronto agotará el crédito porque los problemas no podrán ser superados en un tiempo de cuatro años…Lo más probable es que genere nuevos problemas, más difíciles de solucionar para todos…

¿Por qué celebran, entonces, la presentación del proyecto de ley de reforma tributaria?, ¿creen que nos cambiarán la vida?...Es la locura de los socialistas que intentan construir la Ciudad de la Felicidad por medio de una intervención creciente y empobrecedora…Toda una locura.

PANORAMA Liberal
Jueves 10 Abril 2014

miércoles, 12 de marzo de 2014

El Bufón Liberal. ¡BACHELET….NO REGALES PESCADOS, REGALA ANZUELOS Y CAÑAS DE PESCAR!

¡Hasta cuando estos políticos siguen regalando riqueza sin enseñar a obtenerla!...Está creando una mentalidad empobrecedora por ley...
Ya se ha dicho en todos los tonos: a los socialistas les agrada regalar pescados con el fin de mantener cautiva a su clientela. Por lo tanto, jamás regalarán lienzas, anzuelos o cañas de pescar porque eso significará que las persona comenzarán a velar por si mismos de sus propias vidas, ¿quién votaría por la izquierda en ese escenario?.

Por eso, Bachelet ha firmado el proyecto de bono marzo “permanente” en su primer día en el Gobierno afirmando que “lo que está detrás de esta ley no es sólo un aporte monetario en un mes que, sabemos, tiene muchos gastos; es la convicción de que todas nuestras acciones deben estar enfocadas para enfrentar las enormes desigualdades que aún persisten en nuestro país”.

Es verdad: lo que está detrás no es solo un aporte monetario, sino la intención izquierdista de mantener una lógica empobrecedora y clientelista que acostumbre a las personas a esperar regalos de la clase política como si fuera un derecho…

Con esta lógica socialista estamos profundizando en los más pobres una mentalidad empobrecedora que profundiza su pobreza

PANORAMA Liberal

Miércoles 12 Marzo 2014

miércoles, 5 de marzo de 2014

Documentos. PUTIN ES UN TIRANO, NO ES UN LÍDER DEMOCRÁTICO. HE AQUÍ POR QUÉ…por Keith Farrell


UN TIRANO CON CUALQUIER OTRO NOMBRE...

Una tendencia preocupante entre algunos liberares y conservadores ha sido la de buscar excusas por las acciones de Vladimir Putin en Ucrania. Disgustados por la intervención occidental y la popularidad de un líder mundial cuya personalidad machista puede ser satirizada en línea, probablemente ha contribuido a alimentar una narrativa simpática del líder ruso y sus acciones en Crimea. Una crítica común a los que se oponen a la intervención rusa en Ucrania es que Putin fue elegido democráticamente. La narrativa se ha vuelto tan alejado de la realidad, es el momento de ponerlo a dormir.

Putin ha sido elegido varias veces en una serie de elecciones tipo canguro. Después de servir como primer ministro entre 1999-2000, Putin fue elegido presidente. Para apaciguar a la desaprobación generalizada de su liderazgo, Putin dejó su colega Dmitri Medvedev a la presidencia en 2008, mientras regresaba a la posición de primer ministro. En 2012, Medvedev permitió que Putin pudiera volver a la presidencia. Independientemente del cargo que tenía en la mano, Putin se ha mantenido en el control de Rusia.

En 2012 Putin regresó a la presidencia en medio de acusaciones de generalizado fraude electoral y masivas protestas. Los manifestantes contra Putin fueron detenidos por la fuerza. Represión dura contra los manifestantes políticos se han convertido en un sello distintivo del régimen de Putin.

En 2009 el abogado Stanislav Markelov y la periodista Anastasia Baburova fueron asesinados a tiros a plena luz del día a sólo un kilómetro del Kremlin. Markelov estaba defendiendo a los chechenos que habían sido tratados brutalmente por las tropas rusas y menospreciados por los medios de comunicación rusos. Baburova fue una periodista crítica de Putin y las políticas rusas hacia los chechenos. Baburova se convirtió en la 15º periodista asesinada desde que comenzó el reinado de Putin. Los asesinatos de opositores políticos de Putin nunca son verdaderamente investigados.

Otra víctima famosa de purga de los medios de comunicación de Putin era Anna Politkovskaya. Una crítica acérrima de Putin y una periodista de renombre internacional, Politkovskaya fue ejecutada a la luz del día en el cumpleaños de Putin en 2006. Su libro La Rusia de Putin, detalla un régimen autoritario y violaciones de los derechos humanos cometidas contra los chechenos en su conflicto con Rusia.

En 2006, otra muerte de alto perfil empañó la imagen del régimen de Putin. Alexander Litvinenko, un ex oficial de inteligencia de Rusia, huyó de la persecución de Rusia y pidió asilo en el Reino Unido. Litvinenko acusó a Putin de pedofilia. Pronto quedó claro que Litvinenko había sido envenenado con una rara forma de plutonio. En su declaración de muerte, Litvinenko tenía un mensaje para Putin: "Usted puede tener éxito en silenciar a un hombre, pero el aullido de protesta de todo el mundo va a resonar, señor Putin, en sus oídos por el resto de su vida. Que Dios te perdone por lo que has hecho, no sólo a mí, sino a la amada Rusia y su pueblo".

Aunque los funcionarios británicos sabían que la inteligencia rusa estaba detrás del asesinato por su fracaso en su intento de extraditar al oficial de inteligencia. Sólo un nombre más en la larga fila de asesinatos que el régimen de Putin nunca ha rendido cuentas.

Putin ha gobernado a través del miedo y la intimidación. Ha dirigido abiertamente al Estado ruso como un instrumento de asesinato político. Se ha encarcelado a manifestantes y presidió las leyes que violan los derechos humanos.

Ha ejercido ese mismo dominio sobre los países vecinos, especialmente en Ucrania. De hecho, Rusia ya ha tomado medidas enérgicas contra medios de comunicación ucranianos independientes.

Putin no es un líder democrático y él no es un hombre del pueblo. 73% de los rusos se oponen a la intervención militar en Ucrania. Puede ser la medida más impopular de Putin hasta la fecha, entre el pueblo ruso. Los estadounidenses deben tener cuidado de no aceptar la propaganda del Kremlin sobre su valor nominal. Las acciones de Putin reflejan su deseo de ampliar el alcance de hierro de Rusia a los ex estados soviéticos, no la intervención benévola de un hombre del pueblo.

Sobre el autor: Keith Farrell es un comentarista político y organizador comunitario. Es un contribuidor frecuente de “La República Libertario” y el fundador y presidente de Spirits of '76, un club de servicio sin fines de lucro dedicada a resolver problemas de la comunidad con esfuerzos voluntarios. Se graduó en la Universidad de Connecticut y tiene una licenciatura en Estudios Americanos y Urbano y Comunidad Estudios.

Fuente: Putin is a tyrant, not a democratic leader. Here's why..., The Libertarian Republic http://thelibertarianrepublic.com/putin-tyrant-democratic-leader

PANORAMA Liberal

Miércoles 5 Febrero 2014

lunes, 3 de marzo de 2014

La Columna de Ajax. REFLEXIONES DE UN VISITANTE EXTRANJERO.


Acabo de transitar por Chile, no lo hacía por mucho tiempo.   

No entiendo porque todavía insisten en vivir en el pasado.

Que disposición y actitud más contraproducente.

Las generaciones presentes no vivieron los hechos y los hijos de los que la vivieron en primera persona, no tienen complicidad ni culpabilidad alguna con respecto a acciones exclusivas de una guerra sucia por el poder.

Habiendo dicho eso, creo que disfrutan con unos problemas gravísimos que son de otra índole y tienen que ver con el desorden total que es hoy Chile:

Su polución, su pillaje y su falta de educación.

El problema de la carencia de honestidad y cultura, me parece de una importancia suprema para poder administrar un desarrollo integral, inteligente y productivo al alcance de las generaciones presentes y futuras.

Deben dar vuelta la página del tiempo. Ya parece disco rayado… ¡empiecen por recoger la basura por doquier!... que mala impresión se transmite al interior y al exterior del país.

…Para considerar y reflexionar con raciocinio y objetividad.

PANORAMA Liberal

Lunes 3 Marzo 2014

viernes, 28 de febrero de 2014

Documentos. ¿QUÉ ES LA LIBERTAD? por HANNAH ARENDT

"La diferencia decisiva entre las "infinitas improbabilidades", sobre la cual descansa la realidad de nuestra vida en la Tierra, y el carácter milagroso inherente a esos eventos que establece la realidad histórica es que, en el dominio de los asuntos humanos, conocemos al autor de los "milagros". Son los hombres quienes los protagonizan, los hombres quienes por haber recibido el doble don de la libertad y la acción pueden establecer una realidad propia..."
Las fuertes tendencias antipolíticas de la temprana cristiandad son tan familiares que la idea de que un pensador cristiano haya sido el primero en formular las implicaciones políticas de la antigua noción política de la libertad, nos parece casi paradójica.

La única explicación que viene a la mente, es que Agustín era romano tanto como cristiano, y que en esta parte de su trabajo formuló la experiencia política central de la Antigüedad romana, que era que, la libertad como comienzo deviene manifiesta en el acto de fundación. Pero estoy convencida de que esta impresión se modificaría considerablemente si lo dicho por Jesús de Nazareth fuera tomado más seriamente en sus implicaciones filosóficas. Encontramos en estas partes del Nuevo Testamento una extraordinaria comprensión de la libertad, y particularmente del poder inherente a la libertad humana; pero la capacidad humana que corresponde a este poder, que -en palabras del Evangelio- es capaz de remover montañas, no es la voluntad sino la fe. El ejercicio de la fe, en realidad su producto, es lo que el Evangelio llama "milagros", una palabra con diversos significados en el Nuevo Testamento, y por lo tanto difícil de comprender. Podemos soslayar aquí las dificultades y referimos únicamente a aquellos pasajes donde los milagros son claramente, no eventos sobrenaturales, sino sólo lo que todos los milagros, aquellos protagonizados ya sea por hombres o por agentes divinos, deben ser siempre interrupciones de alguna serie natural de eventos, o de algún proceso automático, en cuyo contexto se constituyen como lo totalmente inesperado.

No hay duda de que la vida humana, situada en la Tierra, está rodeada de procesos automáticos —por los procesos naturales de la Tierra, que a su vez, están rodeados de procesos cósmicos, y hasta nosotros mismos somos conducidos por fuerzas similares en tanto somos también parte de la naturaleza orgánica. Más aún, nuestra vida política, a pesar de ser el reino de la acción, también se ubica en el seno de procesos que llamamos históricos y que tienden a convertirse en procesos tan automáticos o naturales como los procesos cósmicos, a pesar de haber sido iniciados por los hombres.

La verdad es que el automatismo es inherente a todos los procesos, más allá de su origen; ésta es la razón por la cual ningún acto singular, ningún evento singular, puede en algún momento y de una vez para siempre, liberar y salvar al hombre, o a una nación, o a la humanidad. Está en la naturaleza de los procesos automáticos a los que está sujeto el hombre, pero en y contra los cuales puede afirmarse a través de la acción, el que estos procesos sólo pueden significar la ruina para la vida humana. Una vez que los procesos producidos por el hombre, los procesos históricos, se han tornado automáticos, se vuelven no menos fatales que el proceso de la vida natural que conduce a nuestro organismo y que, en sus propios términos, esto es, biológicamente, va del ser al no-ser, desde el nacimiento a la muerte. Las ciencias históricas conocen muy bien esos casos de civilizaciones petrificadas y desesperanzadamente en declinación, donde la perdición parece predestinada como una necesidad biológica; y puesto que tales procesos históricos de estancamiento pueden perdurar y arrastrarse por siglos, éstos llegan incluso a ocupar lejos el espacio más amplio en la historia documentada; los períodos de libertad han sido siempre relativamente cortos en la historia de la humanidad.

Lo que usualmente permanece intacto en las épocas de petrificación y ruina predestinada es la facultad de la libertad en sí misma, la pura capacidad de comenzar, que anima a inspira todas las actividades humanas y constituye la fuente oculta de la producción de todas las cosas grandes y bellas.

Pero mientras este origen, permanece oculto, la libertad no es una realidad terrenalmente tangible, esto es, no es política. Es porque el origen de la libertad permanece presente aun cuando la vida política se ha petrificado y la acción política se ha hecho impotente para interrumpir estos procesos automáticos, que la libertad puede ser tan fácilmente confundida con un fenómeno esencialmente no político; en dichas circunstancias, la libertad no es experimentada como un modo de ser con su propia virtud y virtuosidad, sino como un don supremo que sólo el hombre, entre todas las criaturas de la Tierra, parece haber recibido, del cual podemos encontrar rastros y señales en casi todas sus actividades, pero que, sin embargo, se desarrolla plenamente sólo cuando la acción ha creado su propio espacio mundano, donde puede por así decir, salir de su escondite y hacer su aparición.

Cada acto, visto no desde la perspectiva del agente sino del proceso en cuyo entramado ocurre y cuyo automatismo interrumpe, es un "milagro", esto es, algo inesperado. Si es verdad que la acción y el comenzar son esencialmente lo mismo, se sigue que una capacidad para realizar milagros debe estar asimismo dentro del rango de las facultades humanas. Esto suena más extraño de lo que en realidad es. Está en la naturaleza de cada nuevo comienzo el irrumpir en el mundo como una "infinita improbabilidad", pero es precisamente esto "infinitamente improbable" lo que en realidad constituye el tejido de todo lo que llamamos real. Después de todo, nuestra existencia descansa, por así decir, en una cadena de milagros, el llegar a existir de la Tierra, el desarrollo de la vida orgánica en ella, la evolución de la humanidad a partir de las especies animales.

Desde el punto de vista de los procesos en el Universo y en la Naturaleza, y sus probabilidades estadísticamente abrumadoras, la aparición de la existencia de la Tierra a partir de los procesos cósmicos, la formación de la vida orgánica a partir de los procesos inorgánicos, la evolución del hombre, finalmente, a partir de los procesos de la vida orgánica, son todas "infinitas improbabilidades", son "milagros" en el lenguaje cotidiano. Es debido a este componente milagroso presente en la realidad que los eventos, sin importar cuan anticipados estén en el miedo o la esperanza, nos impactan con un shock de sorpresa una vez que han sucedido.

El impacto de un acontecimiento no es nunca completamente explicable, su facultad trasciende en principio toda anticipación. La experiencia que nos dice que los acontecimientos son milagros no es ni arbitraria ni sofisticada es, por el contrario, de lo más natural, en realidad, en la vida cotidiana, es casi un lugar común. Sin esta experiencia corriente, la parte asignada por la religión a los milagros sobrenaturales sería poco menos que incomprensible.

He elegido el ejemplo de los procesos naturales que son interrumpidos por el advenimiento de una "infinita improbabilidad" con el propósito de ilustrar que lo que llamamos real en la experiencia ordinaria ha en general adquirido su existencia a través de coincidencias más extrañas que la ficción. Por supuesto que este ejemplo tiene sus limitaciones y no puede ser aplicado sin más al dominio de los asuntos humanos. Sería pura superstición esperar milagros, "infinitas improbabilidades", en el contexto de procesos automáticos ya sean históricos o políticos, aunque tampoco esto puede ser nunca completamente excluido. La historia, en oposición a la naturaleza, está llena de acontecimientos; aquí el milagro del accidente y de la "infinita improbabilidad" ocurre tan frecuentemente que incluso parece completamente extraño el hecho de hablar de milagros. Pero la razón de esta frecuencia es meramente que los procesos históricos son creados y constantemente interrumpidos por la iniciativa humana, por el initium que el hombre es, en tanto es un ser que actúa. De aquí que no sea en lo más mínimo supersticioso, es más bien un precepto del realismo buscar lo imprevisible y lo impredecible, el estar preparado para el esperar "milagros" en la esfera política. Y cuanto más esté desequilibrada la balanza en favor del desastre, tanto más milagroso aparecerá el acto realizado en libertad; porque es el desastre y no su salvación, lo que siempre ocurre automáticamente y que por lo tanto siempre debe aparecer como irresistible.

Objetivamente, esto es, visto desde afuera y sin tener en cuenta que el hombre es un inicio y un iniciador, la posibilidad de que el futuro sea igual al pasado es siempre abrumadora. No tan abrumadora, por cierto, pero casi, como lo era la posibilidad de que ninguna tierra surgiera nunca de los sucesos cósmicos, de que ninguna vida se desarrollara a partir de los procesos inorgánicos y de que ningún hombre emergiera a partir de la evolución de la vida animal. La diferencia decisiva entre las "infinitas improbabilidades", sobre la cual descansa la realidad de nuestra vida en la Tierra, y el carácter milagroso inherente a esos eventos que establece la realidad histórica es que, en el dominio de los asuntos humanos, conocemos al autor de los "milagros". Son los hombres quienes los protagonizan, los hombres quienes por haber recibido el doble don de la libertad y la acción pueden establecer una realidad propia.

Traducción: Mara Kolesas; Revisión: Claudia Hilb

Autora: Hanna Arendt fue una destacada filósofa de origen judío, autora de Los orígenes del totalitarismo y Eichman en Jerusalen.

PANORAMA Liberal
Viernes 28 Febrero 2014