Noticias al Cierre

Loading...

miércoles, 30 de julio de 2014

Educación. LA DISCUSIÓN INEXISTENTE: ¿EDUCACIÓN O INSTRUCCIÓN?

Conviene distinguir entre "educación" e "instrucción"...¿está educando o instruyendo el profesor de la imagen?.
Hace ya algunos años que la clase política de Chile sucumbió ante las marchas estudiantiles y sus eslóganes facilistas y masivos. Ahora, son ellos –comenzando por la señora Bachelet- los que pretenden tomar la bandera para imponernos un sistema educativo centralizado y castrador de libertades. Pero, esta señora se sigue equivocando al elegir como líder de su proyecto a un personaje que no ha dado pie con bola porque mientras camina hacia adelante pareciera que retrocede…La incompetencia se mezcla con la falta de objetivos porque no saben hacia dónde dirigirse…

En realidad, el hecho de que la clase política haya tomado la bandera de lucha estudiantil es una muestra de su escasez de ideas y pobreza conceptual. Así, ante el eslógan “educación pública, gratuita y de calidad” no han sabido confrontarlo como corresponde y, en cambio, han comenzado a enarbolar las mismas banderas de la ignorancia y la sumisión intelectual.

Por ejemplo, no han podido diferenciar entre educación e instrucción…

LA DIFERENCIA ENTRE EDUCACIÓN E INSTRUCCIÓN…

Se dice que la palabra “educación” proviene del latín educere 'sacar, extraer de adentro' y se la puede definir como un complejo proceso mediante el cual se asimilan conocimientos, valores y costumbres, que se reflejan en las acciones, sentimientos y actitudes de las personas. En otras palabras, “educación” es extraer desde adentro de una persona todo su potencial humano para integrarlo a la vida en sociedad. Por lo tanto, podríamos decir que una persona educada es aquella que posee una gama de conocimientos, valores y costumbres que caracterizan –para bien o mal- la sociedad en la cual está inserto.

¿Cómo se educa a una persona?. La primera escuela educativa de una persona es su familia directa que es donde adquiere las primeras enseñanzas que llevará por toda su vida; la segunda escuela, son las instituciones formales educativas en las cuales se instruye y prepara, adquiriendo conocimientos específicos para su vida laboral y personal, y la tercera escuela, es el entorno cercano que la rodea. Por lo tanto, “instruir” es un subconjunto de “educar”.

¿Qué piden, entonces, los estudiantes?. Ellos no pueden pedir “educación pública, gratuita y de calidad” porque es pedir demasiado…Solo piden “instrucción pública, gratuita y de calidad”, es decir, piden que las instituciones formales educativas sean estatales, no lucren con sus servicios, de acceso gratuito para todos y que entreguen una instrucción de calidad. En otro momento, hablaremos de la irracionalidad de tal pedido…

Por lo tanto, al hablar de “educación” están pidiendo demasiado porque eso excede sus pedidos de mejor instrucción. Lamentablemente, estos estudiantes creen que una mejor instrucción les asegurará una cierta posición en la vida en forma automática o significará el progreso de la sociedad. Es un absurdo pensar que la mera difusión del saber y los conocimientos solucionarán automáticamente todos nuestros problemas, porque inmediatamente surgirán otros que no hemos imaginado siquiera. Además, la instrucción se desenvuelve en un entorno dinámico, complejo y multisistémico que no se resuelve solo disponiendo de más conocimientos.

PANORAMA Liberal

Miércoles 30 Julio 2014

martes, 29 de julio de 2014

Documentos. DEL BUEN SALVAJE AL BUEN REVOLUCIONARIO de Carlos Rangel.

Es bueno recordar las lecturas de algunos destacados liberales por su aporte en una época de socialismo en todos los frentes...En una época que todos ven en el Estado la fuente de las soluciones cuando solo es una gran fuente de problemas...Leer a Carlos Rangel es una bendición en estos tiempos de tanta pobreza...
Carlos Rangel nació en Caracas, en 1929. Cursó estudios superiores de literatura comparada en Estados Unidos y Francia, y fue profesor de Lengua y Literatura Española e Hispanoamericana en la New York University y de Periodismo informativo y de opinión en la Universidad Central de Venezuela. Después de haber servido como Primer Secretario de la Embajada de Venezuela en Bélgica, asumió, en 1959, la Sub-dirección del semanario caraqueño Momento, dando inicio a una importante labor como analista político en la prensa de su país. Paralelamente, fue desde 1960, uno de los principales promotores de los programas de opinión en la televisión venezolana. Fue, asimismo, columnista habitual del semanario Resumen y colaborador de otros órganos de prensa locales. Podemos considerar su legado en Venezuela como muy significativo y se convirtió en una de las personalidades más destacadas de la historia de dicho país.

El 15 de enero de 1988 a los 58 años de edad se quita la vida lo que resultó en un rudo golpe para su familia, amigos y para el pensamiento latinoamericano. Carlos Montaner planteó, años después, que “cuando fue derribado el Muro de Berlín, sólo un año más tarde, no pude evitar pensar cuánto habría disfrutado Carlos la desaparición del comunismo en Europa y el total descrédito del marxismo: la historia había confirmado sus mejores razonamientos e intuiciones. Sin embargo, estoy seguro de que habría sufrido terriblemente a partir de la década de los noventa, cuando Venezuela se colocó en un peligroso plano inclinado y comenzó una deriva irresponsable hacia el abismo”.

Leer su libro “Del buen salvaje al buen revolucionario” es hoy un buen punto de partida para adentrarse en su obra con el fin de iniciar un examen profundo de las razones que han conducido a Latinoamérica a un estado permanente de sueño y pesadilla inconcluso. Después de la caída de los socialismos reales de fines de los ’80 del siglo pasado, las letanías socialistas han vuelto, vestidas ahora con el aura mágica de la democracia, para implantar una nueva dictadura, la de las mayorías, que les habilita –supuestamente- para que sus líderes se reelijan permanentemente imponiendo visiones de mundo fracasadas por la historia. Hoy, predominan las democracias intervenidas por políticos socialistas que solo buscan perpetuarse en el poder para continuar fabricando mediocridad y pobreza.

El camino a la riqueza que Latinoamérica no ha podido emprender tiene como principales causas la ausencia de liderazgos de futuro y amplia visión o la permanente presencia de liderazgos de izquierda que han sometido intelectualmente a las masas. Es decir, nuestro sempiterno subdesarrollo hunde sus raíces en la gente que nos ha gobernado durante estos 200 años de vida libre, elegidos por un pueblo sin autoestima, carente de vigor propio, y al que le han dicho siempre que son lo que son por culpa del “imperialismo”, de los “empresarios”, del “neoliberalismo” y de un sinnúmero de tristes razones que solo forman parte del arsenal propagandístico de una izquierda simplona y escasa de ideas…

Conviene releer a Carlos Rangel, y en esta oportunidad les presentamos un extracto de la Introducción de su obra “Del buen salvaje al buen revolucionario”…

“DEL FRACASO A LA MITOLOGIA COMPENSATORIA

Entre 1492 y 1975 han transcurrido casi quinientos años, medio milenio de historia. Si nos proponemos calificar esos casi cinco siglos de historia latinoamericana en la forma más sucinta, pasando por encima de toda anécdota, de toda controversia, de toda distracción, yendo al fondo de la cuestión antes de desmenuzarla, lo más certero, veraz y general que se pueda decir sobre Latinoamerica es que hasta hoy ha sido un fracaso.

Esta afirmación puede parecer escandalosa, pero es una verdad que los latinoamericanos llevamos prendida en la conciencia, que callamos usualmente por dolorosa, pero que traspasa y sale a la luz cada vez que tenemos momentos de sinceridad. Es decir que somos los mismos latinoamericanos quienes calificamos nuestra historia como una frustración. El mayor héroe de América Latina, Bolívar, escribió en 1830: “He mandado veinte años, y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1. La América (Latina) es ingobernable para nosotros; 2. el que sirve una revolución ara en el mar; 3. la única cosa que se puede hacer en América (Latina) es emigrar; 4. este país (la Gran Colombia luego fragmentada entre Colombia, Venezuela y Ecuador), caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada para después pasar a tiranuelos, casi imperceptibles de todos los colores y razas; 5. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos; 6. si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último período de la América (Latina)”.

En esos seis puntos de Bolívar está condensado en su forma extrema el pesimismo latinoamericano, el extremo juicio adverso de los latinoamericanos sobre nuestra propia sociedad. Pero vale la pena subrayar que por lo menos algunas de las profecías desesperadas de Bolívar se cumplieron al pie de la letra, por lo cual no se las puede atribuir únicamente al estado depresivo de un hombre envejecido, decepcionado y amargado, sino que son apreciaciones en las cuales están presentes toda la agudeza sociológica y toda la visión política del Libertador.

Desde 1830 hasta hoy se acumulan otros datos y otros puntos de referencia, adicionales a los disponibles para Bolívar al formular su juicio sobre el futuro de Latinoamérica:

1. El éxito desmesurado de los EE.UU., en el mismo “Nuevo Mundo” y en el mismo tiempo histórico.

2. La incapacidad de la América Latina para la integración de su población en nacionalidades razonablemente coherentes y cohesivas, de donde esté, si no ausente, por lo menos mitigada la marginalidad social y económica.

3. La impotencia de la América Latina para la acción externa, bélica, económica, política, cultural, etc.; y su correspondiente vulnerabilidad a acciones o influencias extranjeras en cada una de esas áreas.

4. La notoria falta de estabilidad de las formas de gobierno latinoamericanas, salvo las fundadas en el caudillismo y la represión.

5. La ausencia de contribuciones latinoamericanas notables en las ciencias, las letras o las artes (por más que se pueden citar excepciones, que no son sino eso).

6. El crecimiento demográfico desenfrenado, mayor que el de cualquier otra área del planeta.

7. El no sentirse Latinoamérica indispensable, o ni siquiera demasiado necesaria, de manera que en momentos de depresión (o de sinceridad) llegamos a creer que si se llegara a hundir en el océano sin dejar rastro, el resto del mundo no sería más que marginalmente afectado.

Casi siglo y medio después de Bolívar, uno de los primeros intelectuales hispanoamericanos (Carlos Fuentes) podía escribir: “Existe (para la América Latina) una perspectiva mucho más grave: a medida que se agiganta el foso entre el desarrollo geométrico del mundo tecnocrático y el desarrollo aritmético de nuestras sociedades ancilares, Latinoamérica se convierte en un mundo prescindible para el imperialismo. Tradicionalmente hemos sido países explotados. Pronto ni esto seremos: no será necesario explotarnos, porque la tecnología habrá podido -en gran medida lo puede ya- sustituir industrialmente nuestros ofrecimientos mono-productivos. ¿Seremos, entonces, un vasto continente de mendigos? ¿Será la nuestra una mano tendida en espera de los mendrugos de la caridad norteamericana, europea y soviética? ¿Seremos la India del Hemisferio occidental? ¿Será nuestra economía una simple ficción mantenida por pura filantropía?”.

Como el de Bolívar, el pesimismo de Fuentes es insoportable para el amor propio latinoamericano. El mismo Fuentes pasa de esas reflexiones pavorosas al postulado de una acción revolucionaria, una ruptura indispensable para rescatar o crear una identidad latinoamericana menos lamentable, un proyecto modesto, pero propio y viable, que nos permita ser dentro del mundo, si no indispensables o distinguidos por lo menos independientes.

En todo caso, desde Bolívar hasta Carlos Fuentes, todo latinoamericano profundo y sincero ha reconocido, al menos por momentos, el fracaso -hasta ahora- de la América Latina.

Las colectividades humanas, enfrentadas con la realización de que otros formulan proyectos envidiables y los cumplen con éxito, pueden intentar la emulación, o bien el rechazo de los valores implícitos en los proyectos y los éxitos envidiados. También es posible (y este es el caso de América Latina) intentar la emulación, y al no tener el éxito esperado, refugiarse en la mitología como explicación para el fracaso e invocación mágica de un desquite futuro…”

Fuente: Extracto de la Introducción del libro DEL BUEN SALVAJE AL BUEN REVOLUCIONARIO del autor Carlos Rangel

PANORAMA Liberal

Martes 29 Julio 2014

lunes, 28 de julio de 2014

Sociedad. UN ÚNICO RUEGO PARA UN 28 JULIO…DE SERBIA A GAZA SOLO QUEREMOS PAZ.

Cuatro largos que, hace un siglo, comenzaron en un día como hoy...Cuatro largos años de bestialidad, brutalidad y verguenza sin límites...Mientras las personas comunes y corrientes caían destrozados por la metralla, los altos mandos y los políticos salieron indemnes de la tragedia para empezar otra veinte años después...
El 28 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio Austrohúngaro y miembro de la dinastía Habsburgo, era asesinado por un joven terrorista serbiobosnio. Pocas personas de la élite del Imperio Austrohúngaro sintieron una pena real por la pérdida, puesto que era sabido que dicho heredero no gozaba de especial estima por parte de nadie. Pero, la misma élite encontró en el atentado la excusa perfecta para ajustar los cabos sueltos con un vecino nacionalista e incómodo como Serbia.

Antes de mover la primera pieza del sangriento tablero, Austria solicitó el apoyo de Alemania y el 6 de julio, el káiser Guillermo y su canciller entregaron a Austria “un cheque en blanco” con la promesa incondicional de proporcionar apoyo militar en caso necesario para aplastar a Serbia. Así, Austria declaró la guerra a Serbia el 28 de julio y empezó bombardeando Belgrado. Rusia, aliado natural de Serbia no podía quedar indiferente y los rusos movilizaron sus tropas, tres días después.

Comenzó una tragedia que marcaría el mapa de Europa hasta nuestros días…Desaparecería el Imperio Austrohungaro…Caería el Zar y los bolcheviques se apoderarían de Rusia…La paz de Versalles sería el preludio de la segunda guerra mundial…Los muertos en las batallas ahora se contaban en miles, por ejemplo, 27.000 muertos en un día, la matanza y la carnicería había comenzado…Los adelantos bélicos se incrementaron enormemente…Los duelos de artillería entre los ejércitos se medía en la cantidad de masacrados…El suelo de la masacre todavía muestra sus cicatrices…Comenzó a cambiar el mapa de poder mundial…

Hoy, desde la lejanía, recordamos su inicio. Los que cayeron eran civiles que fueron llevados por la ola de la historia a morir violentamente lejos de sus patrias, con una oficialidad indolente y liderazgos de una pobreza que contrastaba con su autoridad. En algunas batallas caían como moscas al avanzar enfrentando a mortíferas ametralladoras…La guerra es una maldición para las personas comunes y corrientes que son la carne de cañón de los ejércitos porque son los que caen y repletan los cementerios pero a los cuáles nadie recuerda, excepto sus familiares que lloran su pérdida.

Los militares y los políticos declaran la guerra, la dirigen, pero quienes la sufren y mueren son las personas comunes y corrientes que quieren vivir sus vidas en paz…

Hoy, 28 de Julio de 2014, en Gaza, la tragedia y la sangre se sigue derramando por las calles. Las excusas son las mismas, la violencia, también es la misma. Nada justifica la pérdida de vidas humanas en defensa de ideales que no lo merecen…Desafortunadamente, las personas comunes y corrientes somos esclavas del momento histórico que nos toca vivir, y poco podemos hacer cuando las fuerzas del odio y la maldad se sueltan en los vientos de las montañas y llanuras…¿Qué puede hacer un tendero palestino si uno de sus paisanos lanza un cohete desde su propiedad?...¿Qué puede hacer un tendero israelí si escucha el silbido del misil sobre su cabeza?.

¿Realmente, los pueblos y las personas deben seguir sometiéndose a los dictados de la irracionalidad de unos pocos?. Porque esos pocos terminan imponiendo su propia mirada y construyendo nuevos mundos con el humo de sus cohetes, sin importar la sangre que sigue regando el suelo… Esta es la verdadera maldad: pueblos cautivos de la violencia de unos pocos…Los verdaderos criminales se ocultan tras credos e ideologías totalitarias que desean imponer a toda costa. Estos son los verdaderos criminales a desenmascarar...

Desde la lejanía…miramos con espanto la masacre. Y no hacemos nada, excepto lamentarnos y pensar en otra cosa….Pero, esa historia lejana puede, alguna vez, golpear en nuestras puertas…No le demos la espalda, no la olvidemos, roguemos por ellos, y luchemos desde todos los puntos posibles para que palestinos e israelíes puedan vivir en paz…

Rogamos porque sus militares y políticos despierten de su letargo criminal y hagan espacios en sus plazas y parques a sus niños…Es un ruego a voz alzada.

PANORAMA Liberal

Lunes 28 Julio 2014

Política. ESTADO, DEMOCRACIA, CLASE POLÍTICA Y PROFESIONALISMO.

La política y la democracia ya está harta de los políticos profesionales que las han desprestigiado profundamente...¿podrá la ciudadanía encontrar un sustituto?
¿Qué duda cabe que en estos tiempos se requieren personas entendidas, preparadas y capacitadas para enfrentar los avatares de un entorno dinámico, complejo y caótico?. Esta pregunta es válida, también, en lo referente a la política en dos aspectos: ¿es indispensable tener Estados profesionales?, ¿la democracia requiere políticos profesionales?.

LA IMPORTANCIA DE LOS ESTADOS PROFESIONALES.

Existe una absoluta coincidencia que los Estados modernos requieren personal profesional para funcionar en sus distintos quehaceres. Es decir, los Estados modernos requieren una planta de profesionales de primer nivel que permitan poner en marcha los diferentes proyectos públicos que proponen las administraciones de turno.

Un país moderno tiene un Estado con una planta de profesionales contratados para servir a las administraciones de turno sin distinciones y en forma presta. En general, sabedores que la complejidad del mundo actual requiere simplicidad, los Estados modernos cuentan con pocos ministerios o departamentos (cerca de 15). Cuando llega un nuevo gobierno, solo se deben nombrar los responsables de los cargos políticos (más o menos, 700 cargos) porque la estructura profesional ya existe.

En cambio, un país atrasado tiene un Estado conformado con más de 25 ministerios o similares, y están conformados por tres tipos de trabajadores. En primer lugar, se tiene a los trabajadores de planta que corresponden a las personas contratadas a plazo indefinido, divididos entre titulares, suplentes y subrogantes. En segundo lugar tenemos a los trabajadores a contrata que desempeñan distintas actividades en base a un contrato transitorio y los trabajadores contratados a honorarios por el año. Estos últimos cargos son el botín de cada administración que llega al poder y es el premio a los incondicionales que los apoyaron en el ascenso al poder; no se toman en cuenta ni capacidades ni méritos ni resultados, porque, a fin de cuenta, ¿a quién le importan los resultados que logre esta masa de ineptos si siempre existe la excusa que “no tenemos recursos”?. Así surgen los cientos de asesores de cualquier cosa, los agregados en el exterior de cualquier tema, los cargos de embajadores, etc.

En otras palabras, la manifiesta incompetencia de estos cientos de personas obliga a crear más y más cargos, unidades, departamentos y ministerios con el fin de entregar servicios públicos de mínima calidad. Es un elefantiástico proceso que conduce al crecimiento del aparato estatal y a la contratación de más personal que no redunda en más eficiencia pese a que insisten que de esa manera se solucionarán los problemas…¡Pero, la grasa burocrática nunca soluciona nada sino que crea nuevos problemas!. Crean el ministerio del deporte para que las personas hagan más deporte, crean el ministerio de la mujer para hacer un país de mujeres, y así suma y sigue. El Estado crece de tamaño, mientras los problemas cambian de forma y de signo…

El paso al desarrollo requiere de Estados pequeños, eficientes y profesionales, pero con la mentalidad de nuestra clase política y de nuestros pueblos eso será imposible. Estamos condenados a seguir barriendo la pobreza de nuestras casas y mentes.

Y LA INSENSATEZ DE LOS POLÍTICOS PROFESIONALES.

En todos los países subdesarrollados, la clase política se postra ante el dios que les permite el acceso al poder: la democracia.  Hablan de la democracia y las mayorías como si fueran poseedores de una verdad revelada, pero a ellos eso les importa porque sirve a sus fines…Ellos solo quieren el poder por el poder, para hartarse con el botín fiscal y asegurarse su vida y la de sus familias…Así piensa nuestra ordinaria clase política que sonríe cuando los denominan “honorables”…¿honorables de qué?. Por eso, se han transformado en profesionales de la política para vivir del dinero de los contribuyentes como su único empleo, y cuando lo pierden, muchos de estos se dan cuenta que no están capacitados para obtener su sustento por si mismos en los mercados laborales como lo debe hacer cualquier hijo de vecino…

En general, la clase política y los burócratas que los siguen, viven del dinero de los contribuyentes y su aporte a la sociedad es relativo; hoy, pocas personas le entregan a la clase política la confianza que podrían haberle entregado en el pasado. En esos lejanos años, la política era practicada por aristócratas (por derecho de sangre o del dinero) que tomaban el poder como una extensión de una autoridad natural, y las masas la aceptaban de una manera sumisa.

Hoy, las masas han salido de los oscuros subterráneos y exigen participar en la vida pública; ahora, el poder se obtiene en la medida que seamos obsecuentes con la masa…hay que ofrecerles regalías y pan…hay que ofrecerles circo y entretención…Así, surgió una clase política que hizo de la demagogia, la mentira y la megalomanía un arte para mantener engañadas a las masas de imbéciles que votan por ellos. Y, al mismo tiempo, esta clase política se percató que podía vivir toda su vida en estos cargos si sabía sortear la dinámica social. En consecuencia, en muchos países del mundo las democracias funcionan con una clase política que vive a costa del dinero de los contribuyentes…Vale hacerse algunas preguntas:

¿Realmente la democracia funciona de mejor manera cuando la gestionan políticos profesionales?

¿Necesitamos políticos profesionales para que gestionen de manera eficiente la democracia?

En primer lugar, la democracia se ha transformado en una especie de mercado en el cual los políticos profesionales publicitan sus ofertas y ofrecen sus servicios futuros. El gran problema es la ausencia de información que impide al electorado tomar decisiones informadas, y es la razón, por la cual vemos personas incompetentes ejerciendo cargos que los superan. En la actualidad, la única característica que debe tener un político es poseer un cuero muy duro para enfrentar los ataques y las risas que causan sus extraños comportamientos…Una vez que la clase política se profesionaliza, la democracia y la regla de las mayoría pasa a ser un instrumento para que ellos se eternicen en el poder y se enriquezcan a manos llenas…¿conoce usted un político que no disfrute la vida como potentado?, ¿Cuál ha sido el aporte de estos políticos excepto crear leyes y normas insufribles?. Algunos creen que los políticos profesionales son indispensables para el funcionamiento de las democracias, pero es al revés: la razón del mal funcionamiento de las democracias es la existencia de una clase política profesional que solo vela por sus intereses.

Por lo tanto, en segundo lugar, la política y la democracia tienen mala prensa porque los políticos la usan para sus propios fines. Se supone que deben estar al servicio del pueblo y la sociedad, pero terminan estando al servicio de sus intereses perversos, ¿podría ser de otra manera?.

Finalmente, en tercer lugar, la solución pasa por devolver a la ciudadanía el uso de la democracia. Se deben eliminar los políticos profesionales impidiendo su reelección o su elección en otros cargos con una simple regla: “un ciudadano puede ejercer por una sola vez en su vida un cargo de elección pública”. De esta manera, un ciudadano podrá ejercer un cargo público, tomará las decisiones respectivas y una vez terminado su período volverá a sus actividades habituales. El corolario de esto es que el ciudadano-político sabe que sus decisiones lo podrían afectar cuando vuelva a sus actividades habituales, y se cuidará de no cometer errores…

Hoy, las prisas llevan a los políticos a tomar decisiones de corto plazo que generan problemas peores en el largo plazo….Además, ¿a ellos que les importa si tienen la vida asegurada viviendo con el dinero de los contribuyentes?. Por eso, toman decisiones estúpidas y se enfrascan en discusiones estériles, olvidando que están en esos cargos por el mandato del pueblo y no para engordar como cerdos elegidos por el destino.

Ha llegado el momento de dar un gran paso. La política es un arte noble y debe volver a serlo. Para ello se requiere devolver la práctica de la política y la democracia a los ciudadanos libres y responsables para propiciar la creación de Estados profesionales que no dependan de las administraciones de turno, siempre atentas a devolver favores con el dinero de los contribuyentes, en especial, cuando son manipulados por políticos que viven de la política…

Conviene recordar a Frederic Bastiat cuando alguno vez escribió que “todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado. Olvidan que el Estado vive a expensas de todo el mundo…”

PANORAMA Liberal

Lunes 28 Julio 2014

sábado, 26 de julio de 2014

Economía. RECETAS Y RESULTADOS SOCIALISTAS.

Y usted, ¿a que lado está...?

“Todo el mundo quiere vivir a expensas del Estado.
Olvidan que el Estado vive a expensas de todo el mundo”.
Bastiat, Frederic (1801-1850).
Economista, legislador y escritor francés.

“No es un crimen ser un ignorante en materias económicas,
ya que es, después de todo, una disciplina muy especializada
y alguno por ahí la considera una “ciencia deprimente”.
Pero, es totalmente irresponsable tener una fuerte y
vociferante opinión sobre temas económicos
mientras se permanece en ese estado de ignorancia”.
Murray Rothbard

Las dos frases anteriores son sabias palabras que merecen ser planteadas en el Chile de hoy, en el cual podemos apreciar como ciertas personas educadas y preparadas para sostener una cierta posición técnica en economía, sucumben a la ideología socialista y promueven un Estado interventor, generador de pobreza igualitaria.

Incluso, las personas con una mínima preparación económica lo saben: aumentar los impuestos para extraer riqueza de los ciudadanos, siempre reduce la inversión, aumenta el desempleo, reduce el bienestar y la sociedad termina generando menos riqueza. En realidad, resulta increíble que algunos políticos crean que ellos son los más capacitados para determinar en qué gastar los ingresos generados por otras personas…Al final, todos terminamos siendo mucho más pobres: las personas porque tienen menos ingresos, y la sociedad porque los recursos se gastan en forma ineficiente… Entonces, ¿cómo es posible que los socialistas promuevan soluciones empobrecedoras?....Y la respuesta es un doble cóctel: pura ideología socialista barata e ignorancia económica (pese a la excelente preparación académica que muchos de sus promotores debieran tener…¿para que estudian tantos años si no están convencidos de las bondades de los mercados libres?).

LAS RECETAS SOCIALISTAS…

Se puede haber estudiado en las mejores universidades del país y del mundo, leído los libros y artículos más profundos, escuchado a los gurús universales y premios Nobel…pero eso no impide olvidar la ideología socialista con la cual fueron formados y que los lleva a una manifiesta ignorancia económica. Lo anterior luego de analizar la reforma tributaria que este gobierno de izquierda ha presentado públicamente…¿Desea conocer las razones de la reforma tributaria?.

PRIMERO. El progreso puede ser dirigido mediante la ingeniería social.

La ideología socialista se basa en el racionalismo determinista puesto qué creen el mundo puede ser modelado sin inconveniente desde una oficina repleta de burócratas y funcionarios muy bien pagados (aunque para ser honestos la racionalidad es la herramienta menos usada por estos señores). Estos señoritingos observan las cifras de crecimiento, el precio del cobre, recaudación fiscal esperada y los comparan con los gastos comprometidos siempre crecientes para tomar decisiones que nos dirijan en un cierto sentido …¿Por qué?. Porque tienen la absurda convicción de que pueden crear mundos mejores por medio de una abierta intervención en los asuntos de las personas. En el caso de la reforma tributaria, tienen la absurda convicción de que ellos pueden tomar las decisiones más apropiadas con el dinero ajeno.

Una gran mayoría de los políticos son populistas y asistencialistas; ofrecen bonos y regalías con el fin de ser electos por la ciudadanía. Por eso, cuando son elegidos, no podemos extrañarnos que se enfrenten a déficit crecientes (gastos mayores a los ingresos) por lo que la solución vuelve a estar en continuar aumentando los impuestos…¡Y nos seguimos mordiendo la cola!...

Estos políticos creen que la sociedad progresará solo si ellos toman las decisiones de gasto que se requieren; consideran a las personas como incapaces de decidir qué hacer con el dinero que ganan con su esfuerzo. Sin embargo, las sociedades progresan, en todos los ámbitos, cuando las personas asumen las responsabilidades de tomar las decisiones que les competen. El Estado y los burócratas solo crean hoyos financieros que requieren permanente financiamiento…

SEGUNDO: La desigualdad es un mal que se combate aumentando los impuestos.

¿Alguna vez un político se ha preguntado cuál es la causa de la desigualdad en el ingreso?. Algunos de ellos, los socialistas y conservadores, consideran que la desigualdad es un resultado del capitalismo, pero son incapaces de reconocer que la especie humana es profundamente desigual; no existe un ser humano igual a otro, y son incapaces de reconocer que la desigualdad es connatural al ser humano. Y con mayor razón si consideramos que dicha desigualdad en el ingreso es producto de las legislaciones socialistas que premian a unos por sobre otros sin importar los resultados que generan. De aquí, entonces, el sueño de reducir la desigualdad solo consiste en extraer la riqueza de los más ricos, hijos de las políticas socialistas, para regalárselas a los que menos tienen.

Incluso, consideran que si no quisieran recaudar ni un peso más porque el gasto está financiado, se tendría que hacer una reforma tributaria porque el sistema tributario es inequitativo al dar supuestos tratos preferenciales, que no se justifican, a ciertas personas, ¿pueden creerlo?. Perturban la sociedad por una afirmación normativa. Es decir, aún si el gasto está financiado, los socialistas anhelan combatir la inequidad alterando la estructura de la economía…Por eso, a un socialista no le interesa una economía eficiente sino una economía equitativa y es el motivo de promover reformas tributarias que afecten la distribución del ingreso para extraer, a la fuerza, la riqueza de los más ricos.

Lo afirman los socialistas: “la gran desigualdad en Chile está en la mala distribución del ingreso”. Y quieren revertirla con más impuestos, ¿se puede ser tan necio?

TERCERO: Los que tienen más riqueza son indeseables que deben ser controlados.

Si algo molesta a los socialistas es que existan personas que mejoren su bienestar mediante su propio esfuerzo, sin ayuda del Estado. En cambio, no les molesta que alguien se enriquezca a costa del dinero de los contribuyentes (por ejemplo, vean los casos de los Frei, Zaldívar, Bachelet, Guirardi, etc., que han incrementado su patrimonio gracias a su labor como “servidores públicos”). La molestia contra las personas que se enriquecen por sus propios medios se fundamenta en la falacia de que dicha riqueza la extrajeron de mala manera (lo paradójico es que, en muchos casos, dicha riqueza la obtuvieron gracias a legislaciones socialistas que limitaban la competencia)…

Por eso, a un socialista promedio le molesta que las personas ricas evadan la tasa del 40% de impuesto a la renta y que existan normas preferenciales que permiten que quienes más ganan, a través de la renta del capital, terminen pagando mucho menos…¡Y estas normas las han fijado con políticas socialistas!. Además, les molesta que los mayores ingresos tributarios provengan del IVA que pagan todos pero que, proporcionalmente, pagan más quienes destinan al consumo una proporción más grande de sus ingresos, que son los hogares más pobres.

Los más ricos son indeseables para los políticos porque han logrado el éxito por sus propios medios haciendo valiosos aportes a la sociedad en que se encuentran, pero tienen demasiada autonomía…No pueden ser controlados ni votan por los socialistas, por lo tanto, son indeseables que deben ser bajados de sus pedestales…

CUARTO: El aumento del tamaño del Estado aumentará nuestra riqueza.

Otra idea absurda detrás de las políticas socialistas es aquella que plantea que un Estado más grande puede mejorar el bienestar de la sociedad y sus ciudadanos. En ese sentido, la afirmación que “en esta propuesta de reforma tributaria, se plantea la intención de aumentar el tamaño del Estado en tres puntos del PIB, lo que en dólares equivale a US$8.500 millones” es una directa puñalada en el corazón de una sociedad libre y abierta.

Por ejemplo, plantean que el aumento del tamaño del Estado en dos puntos del PIB permitirán financiar la reforma educacional para los próximos cuatro años acabando con el lucro en el sistema educacional y haciendo gratuita la educación en todos sus niveles. Además, a esos dos puntos del PIB debemos agregar los gastos adicionales en salud, en pensiones…¿De verdad toda esta maravilla se puede financiar con la reforma tributaria?, ¿y porque no la hicimos antes?. La respuesta es sencilla.

La pretensión socialista de que nuestro bienestar aumentará con el tamaño del Estado es una mera ilusión; es una falacia. En términos sencillos, para maximizar la riqueza cualquier organización debe aumentar los ingresos y controlar los gastos. En el caso de un país (y no de un gobierno), se debe estimular que las empresas privadas generen crecientes ingresos, satisfaciendo las necesidades de los clientes internos y externos, mientras se mantienen los costos a raya. Por eso, el aumento de impuestos va en sentido contrario porque desestimula a las empresas privadas para aumentar la inversión y sus ingresos, y al mismo tiempo, los políticos aumentan los gastos en forma creciente…¡Jamás un Estado que practique políticas socialistas maximizará la riqueza porque reduce los ingresos que generan las empresas privadas y aumenta los gastos corrientes por sus políticas asistencialistas y populistas de corto plazo!

Además, recordemos que tras el Estado están los políticos y los burócratas de siempre que toman decisiones basadas en defender sus propios intereses y muy alejadas de la eficiencia. En otras palabras, los países más desarrollados tienen cargas tributarias que maximizan la riqueza de un país porque la sociedad controla de mejor manera a la clase política repleta de incompetentes e inútiles individualistas y las oportunidades están presentes en muchos ámbitos de la vida personal.

En suma, un Estado enorme y creciente es una fuente de corrupción y gasto cuando lo dirige una clase política egoísta y perversa.

QUINTO: Pagar la mayor cantidad de impuestos es lo óptimo socialmente.

¿Cuál es el afán de los políticos socialistas en aumentar los impuestos si no saben con certeza en que lo gastarán?. Es un hecho de que las reformas tributarias de los socialistas se hacen en el aire porque detrás de ellas no hay proyectos ni gastos claramente definidos. Al final, los ingresos extraídos van a un fondo común de dudosa rentabilidad social y los problemas persisten durante décadas.

Vale la pena volver a preguntar: ¿Por qué se busca aumentar a 25% el impuesto de primera categoría a las empresas y eliminar el FUT?, ¿pagar más impuestos es realmente una necesidad social?. Ya hemos dicho que los promotores de la reforma tributaria solo desean subir la tasa de impuesto a las empresas y eliminar el mecanismo de pagar solo cuando se retiran las utilidades. Manifiestan que “si se piensa que el 1% más rico de Chile se lleva el 30% del PIB, les estamos pidiendo que se pongan con un 10% de sus ingresos adicionalmente en el largo plazo…Estamos pidiendo una contribución hacia un desarrollo más inclusivo…”.

Los políticos socialistas no tienen claro cómo gastarán estos recursos adicionales porque solo persiguen aumentar los impuestos a los más ricos. Y por eso afirman que los más ricos “han tenido un trato preferencial…y que ya no se justifica…”.

Más aún. Los socialistas consideran que los impuestos son justos cuando, en la realidad, solo son un robo institucionalizado que realiza el Estado frente a ciudadanos indefensos, porque ¿quién puede defenderse del poder de la bestia estatal?. Y creen que la elusión y la evasión que practican los ciudadanos frente a este despojo es una mala práctica que debe ser combatida con dureza…¿quién creen ustedes?...

SEXTO: El Servicio de Impuestos Internos es una institución maravillosa.

El Servicio de Impuestos Internos es el brazo armado que el Estado utiliza para recaudar los tributos de sus lacayos…perdón, ciudadanos. Visiten el SII y podrá observar la actitud arrogante con la cuál actúan algunos de estos funcionarios y burócratas que, por el solo hecho de ostentar un cierto poder, se permiten actitudes típicas de burócratas abusivos.

Se define tributo como la “cantidad de dinero que debe pagar un ciudadano al Estado para financiar los servicios públicos…”. Sin embargo, los contribuyentes no tienen ninguna posibilidad de controlar el uso de los recursos que les han extraído por la fuerza. Y sus voces se pierden en el desierto, cuando observan que los servicios públicos que le entregan son de pésima calidad o inexistentes, pese a que siguen aumentando las tasas impositivas sin relación con los servicios prestados. Así, espanta que los socialistas promuevan reformas tributarias para financiar servicios públicos de dudosa calidad. Por ejemplo, creen que esta reforma tributaria mejorará la educación…¿puede creerse esta necedad?.

El SII no es una institución maravillosa ni mucho menos; es una institución coercitiva destinada a exigir de los contribuyentes el pago obligatorio de los tributos. Y ojalá, por el bien de todos, reduzca su papel en la economía y la sociedad, aunque el gobierno actual pretende dotarla de nuevas atribuciones imprudentes y abusivas.

SEPTIMO: La igualdad se logra poniendo de rodillas a otros.

Cuando los políticos nos dicen que desean avanzar hacia un país más igualitario están planteando que la gente rica debe perder sus cuotas de poder; y que las grandes empresas y empresarios se pongan de rodillas ante el poder del Estado. Para eso es la reforma tributaria.

La reforma tributaria solo tiene por objetivo retirar privilegios y regalías inaceptables que les permiten enriquecerse a manos llenas, a costa de todos los demás…Al final, los políticos solo conseguirán que la economía se ponga de rodillas y alcancemos la igualdad en la pobreza.

OCTAVO: El libre mercado es abusador y cruel. El mercado intervenido es bueno y amable.

Desde Aylwin en adelante, los políticos socialistas han manifestado que los mercados libres son crueles y que los empresarios son abusadores. De aquí viene todo el afán de crear una institución interventora como el SERNAC, supuesta defensora del cliente nacional, pero que representa lo peor del totalitarismo económico…

Los políticos socialistas no creen en la profundización de los mercados libres y por eso promueven torpes iniciativas como el SERNAC y la posibilidad de que los consumidores realicen juicios colectivos contra ciertas empresas para obtener una reparación…Es más. Los socialistas quieren que el SERNAC sea un ente fiscalizador con la potestad de entrometerse en el quehacer diario de las empresas y dictar como deben operar.

La pretensión de dotar de más poderes a esta institución es una muestra del desprecio socialista hacia las personas. Cualquier individuo que conozca la belleza del funcionamiento de los mercados libres comprende que la única solución para generar riqueza es profundizar los mercados libres y no jibarizarlos con regulaciones e instituciones que son empobrecedoras…

RESULTADOS SOCIALISTAS…

Este gobierno socialista está condenando al estancamiento a un país que era considerado una isla dentro de un continente de países gobernados por gobiernos socialistas, corruptos y con liderazgos profundamente ignorantes respecto del funcionamiento de una economía. Todos nuestros pueblos anhelan el progreso y un creciente bienestar, pero las políticas socialistas solo generan una pobreza creciente y permanente en el tiempo, ¿Cómo puede ser de otra manera?.

La riqueza la generan los privados en la medida que detectan oportunidades de obtener ganancias, pero en nuestros países de demoniza el lucro como si fuera una bestia inmoral…

La riqueza la generan los privados en la medida que disponen de más recursos para invertir en las oportunidades que han detectado, pero los aumentos de impuestos extraen recursos de los privados que ya no pueden ser reinvertidos…

La riqueza la generan los privados en la medida que se profundicen los mercados libres que son los únicos capaces de generar oportunidades de obtener beneficios satisfaciendo las necesidades de las personas…

La riqueza la generan los privados cuando son dueños de las innovaciones radicales que cambian el sentido de nuestras vidas…

La riqueza no la generan los Estados ni sus instituciones ni la clase política ni los funcionarios contratados…Todos estos extraen la riqueza de los ciudadanos (los llamados contribuyentes) para apropiársela en la forma de rentas, sueldos, salarios y bonificaciones. Por eso, se dice que son parásitos dado que viven a costa de otros…

Una vez que se ha comprado la receta y el argumento socialista se obtienen los típicos resultados socialistas. Aumentar los impuestos provocará más desempleo debido a una esperada caída de la inversión; se aumentan las barreras de entrada para los nuevos emprendedores y el empleo más temprano que tarde comenzará a caer. Pero, el racionalismo determinista socialista se basa en un optimismo a prueba de balas.

Por eso, no extraña que el ministro de hacienda, Alberto Arenas, anuncie que, tras conocerse el reporte anual del FMI respecto de un crecimiento anual proyectado por el organismo de un 3,2%, indique que “el crecimiento irá de menos a más…No solamente en el rendimiento del año 2014 sino también lo que proyecta el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el 2015 en ese año la economía chilena estaría creciendo un 4,1%".

Y este funcionario se atreve a decir que se deben hacer todos los esfuerzos para dinamizar la economía y alcanzar una dinámica de crecimiento en Chile la que admitió "ha estado estancada"…Las políticas socialistas jamás dinamizarán una economía sino que, en cambio, la torpedearán con una serie de proyectos ineficientes. Además, la dinámica del crecimiento económico solo puede desatarse cuando se profundicen los mercados libres y se permita al genio emprendedor salir de la lámpara en la que ha estado encerrado por muchos años…¿será mucho pedir?.

PANORAMA Liberal

Sábado 26 Julio 2014