Translate

Noticias al Cierre

Loading...

jueves, 11 de febrero de 2016

Opinión EL VALOR DEL CONTACTO CON LO CLÁSICO


El valor de la cultura clásica...
En estos días en que la vulgaridad forma parte del habla común conviene mirar hacia la belleza de lo clásico. Un distinguido amigo, que hoy recorre las estrellas, siempre mantenía a flor de labios frases y palabras en latín. Por tal motivo, en su recuerdo, traigo a colación una anécdota citada por Hans Orberg, latinista danés contemporáneo, quien a su vez refiere una vivencia del gran estadista inglés, Winston S. Churchill cuando en sus años mozos tuvo un primer contacto con el aprendizaje de esta lengua clásica:

«Me llevaron a un aula de estudio y me dijeron que me sentara en una mesa. El resto de los chicos estaba fuera, y yo estaba solo con el responsable del estudio. Éste sacó un libro delgado de tapas entre parduzcas y verdosas lleno de palabras en diferentes tipos de impresión.

“¿No has estudiado latín antes, verdad?”, dijo.

“No señor.”

“Esto es una gramática latina.” Lo abrió por una página muy manoseada.

“Tienes que aprenderte esto”, dijo, señalando un número de palabras enmarcadas por líneas. “Volveré dentro de media hora para ver lo que sabes.”

Contempladme entonces una tarde cenicienta, con el corazón apesadumbrado, sentado frente a la primera declinación:

Mensa
Mensa
Mensam
Mensae
Mensae
Mensa

una mesa
oh mesa
una mesa
de una mesa
a o para una mesa
por, con o desde una mesa

¿Qué demonios significaba eso? ¿Dónde estaba su sentido? Me parecía un completo galimatías. Sin embargo, siempre había una cosa que podía hacer: aprendérmelo de memoria. Así pues, me puse manos a la obra, hasta donde me lo permitían mis fuerzas, de memorizar el enrevesado acróstico que me habían impuesto.

A su debido tiempo el responsable del estudio volvió.

“¿Ya te lo has aprendido?” preguntó.

“Creo que puedo recitarlo, señor”, respondí; y lo desembuché.

Pareció tan satisfecho con ello que me envalentoné a hacerle una pregunta.

“¿Qué significa, señor?”

“Significa lo que dice, mensa, ‘una mesa’. Mensa es un sustantivo de la primera declinación. Hay cinco declinaciones. Has aprendido el singular de la primera declinación.”

“’Pero”, repetí, “¿qué significa eso?”

“Mensa significa ‘una mesa’”, respondió.

“Entonces ¿por qué mensa también significa ‘oh mesa’?”, pregunté, “¿y qué significa ‘oh mesa’?”

“Mensa ‘oh mesa’ es el caso vocativo”, respondió.

“Pero, ¿por qué ‘oh mesa’?” Insistí con genuina curiosidad.

“‘Oh mesa’ lo utilizarías dirigiéndote a una mesa, invocando a una mesa.”

Entonces, viendo que no le seguía, añadió: “Lo utilizarías hablándole a una mesa.”

“Pero si nunca lo hago”, estallé con honesta sorpresa.

“Si eres impertinente, serás castigado, y castigado, déjame advertirte, muy severamente”, fue su apostilla final.

Así fue mi toma de contacto con los clásicos de los que, me han dicho, muchos de nuestros hombres más inteligentes han sacado tanto placer y provecho. »
Fuente: Winston Churchill, My Early Life, London, Butterworth, 1930

Desde hace años se ha instalado en cierta parte de la opinión pública la percepción que debemos exigir –de otros, del Estado- una “educación pública, gratuita y de calidad”…¡que solicitud tan extemporánea¡. Lo más importante de esa solicitud es la calidad que depende del interés del educando y sus familias…Hoy, la mayoría en su fuero interno cree que la instrucción es una pérdida de tiempo…”dígame como se hace y listo”…”apuremos la clase que tengo un juego hoy”…”¿nos podemos ir una hora antes del término de clase?”…¿Alguien cree que estudiar latín hoy implica poseer una buena educación?. El latín, para muchos, es una lengua muerta, y desafortunadamente, para muchos, la educación es un proceso muerto.

En esto pensaba hoy, cuando me tropecé con esta anécdota de Winston Churchill mientras recordaba al gran amigo…

Panorama LIBERAL

Jueves 11 Febrero 2016

martes, 9 de febrero de 2016

Crónicas de un Liberal Enajenado ¿PUEDEN LOS POLÍTICOS VIVIR SIN EL ESTADO?

Puede parecer exagerado pero la percepción mundial respecto de la clase política profesional ya está instalada. La única solución es impedir que los políticos vivan de la política porque eso los aisla del mundo real y los hace vivir en las nubes, promoviendo leyes que gastigan a los ciudadanos...Un ciudadano, un cargo es la propuesta básica.,  
Existe un tema que ha escapado en el análisis del grave desprestigio de la clase política actual y es el siguiente: ¿pueden los políticos vivir sin el Estado?. Es decir, desde hace muchísimo tiempo se ha asumido que la democracia consiste en elegir representantes que administren los recursos públicos para mejorar el bienestar de la sociedad. Sin embargo, una de las causas del desprestigio de la clase política es que la gente ha comprendido que los políticos siempre actúan para mejorar su propio bienestar. En otras palabras, la corrupción es el resultado de las acciones de la clase política que solo aspira y desea mejorar su bienestar individual mientras clama en los altares de la democracia que son “servidores públicos”. Nadie lo cree ya.

El tema de fondo es que los principios democráticos están siendo demolidos internamente por un grupo de personas ambiciosas y que solo desean, como meta importante, vivir a costa del Estado porque eso les asegura un nivel de vida que va más allá de sus capacidades y talentos. Resulta increíble que aún las sociedades no hayan asumido que el gran problema de las democracias actuales y su pérdida de credibilidad es la presencia de una clase política que vive a costa del aparato fiscal. Los países avanzan cuando todos sus habitantes encuentran espacios productivos para crear valor. Puede ser que existan algunos políticos que tengan capacidades y honestidad para gestionar los recursos de otros, pero es más probable que creen redes en las alcantarillas del poder que les permita obtener beneficios personales impensados.

La teoría indica que una persona es millonaria cuando ha realizado un aporte millonario a la sociedad, por ejemplo, nadie podría dudar que Alexis Sánchez tiene una cantidad de dinero que le corresponde absolutamente por su aporte a la entretención mundial respecto del fútbol. Entonces, ¿cuál es el aporte de los casi 160 diputados y senadores?. El país gasta, aproximadamente, $1.600 millones mensuales en mantener a este reducido grupo de personas y ¿cuál es el aporte de ellos?.

En estricto rigor, un alto porcentaje de estas personas que ostentan cargos públicos no serían capaces de obtener dichos ingresos por su propia cuenta en el mundo privado. Es más. Los gobiernos socialistas utilizan el Estado como una fuente laboral para sus militantes prostituyendo las funciones que debieran cumplir. ¿Cómo es posible que hayamos permitido que, con el dinero de todos, se les entregue una pensión vitalicia a los ciudadanos que tuvieron el honor de ser presidentes?, ¿Cómo es posible que los políticos obtengan pensiones muy por encima de la media nacional?, ¿Cómo hemos permitido tal situación?. La prostitución de la democracia actual se debe, entre otras cosas, a la permanencia de una clase política que se ha apoderado de los espacios de  poder convenciendo a las mayorías que ellos son los auténticos depositarios de la gestión de los recursos de todos.

Un sencillo ejemplo puede graficar lo anterior. Con motivo de la caída de Jadue al mando de la ANFP (Asociación Nacional de Fútbol) un periodista hizo dos preguntas. La primera de ellas era si Jadue podría haberse negado a la corrupción internacional de la FIFA y la respuesta es obvia: si se hubiera negado, no habría permanecido en dicha organización, y no habría gozado de los privilegios que le dejaron en bandeja. La segunda pregunta era si un dirigente nacional, integrante de la mesa directiva de la ANFP, podría haber levantado la voz y advertido de la situación y la respuesta es obvia: nadie lo hizo porque todos fueron convenientemente “mojados” (es decir, estimulados con préstamos para sus clubes y regalos en viajes y bienes). Lo anterior es una muestra pública que muchas personas que acceden al poder lo hacen para buscar beneficios propios. Una vez Lord Acton dijo que el “el poder absoluto, corrompe”, sin embargo, debemos rectificarlo porque el poder absoluto muestra a las personas tal como son; la persona deshonesta lo es siempre, arriba y abajo.

Desafortunadamente, entonces, a los cargos de elección popular acceden un tipo de personas cuyas características son la poca honestidad en su accionar y buscadoras de beneficios personales. Y con dicho comportamiento terminan expulsando de la política a aquellos que no son capaces de “ponerse a su nivel”. Este tipo de personas ya ha descubierto que es imposible mantener un cierto nivel de vida fuera del aparato estatal y por eso la lucha por alcanzar algún cargo es sanguinaria…¿cree alguien que una mayoría de los políticos actuales son “servidores públicos” desinteresados?, ¿cree alguien que la mayoría de los políticos actuales han ingresado a la política para mejorar el bienestar de las sociedades?, ¿Por qué razones los ciudadanos Patricio Alwyn, Eduardo Frei, Ricardo Lagos o Michelle Bachelet gozan de un nivel de bienestar impensado si no hubieran ingresado a la política?, ¿qué argumentos racionales podemos dar para que estos ciudadanos vivan como ciudadanos del primer mundo mientras diseñan e implementan reformas del tercer mundo?. Esta gente no puede vivir fuera del Estado y por eso crean y crean ministerios que son un depósito de osarios ideológicos que entorpecerán mucho más el andar del país.

Si consideramos que los políticos son profundamente demagogos, una vez H.L. Mencken dijo que “demagogo es quién predica doctrinas que sabe que son falsas a personas que sabe que son idiotas”, Los políticos saben que predican doctrinas falsas porque solo desean allegarse al aparato estatal por el mayor tiempo posible para disfrutar de una nueva vida con el dinero de todos los contribuyentes. Así se enriquece esta gente sabiendo que jamás van a obtener dichos ingresos en el ámbito privado…¿Cómo es posible que mucha gente tenga un entusiasmo tan enfermizo como para votar por muchos personajes a los cuáles solo les interesa su propio bienestar?.

En resumen, la clase política no puede vivir sin el Estado que es la fuente de la cual beben su riqueza: se han convertido en una clase profesional. Saben que lo que pueden obtener en los cargos políticos es impensado que puedan obtenerlo en el ámbito privado y, por eso, la mayoría de los políticos promueven Estados crecientes y crean ministerios, instituciones, fundaciones, etc. para mantener a sus camaradas y correligionarios. El resultado de todo esto es un Estado siempre creciente pero absolutamente ineficiente e incompetente puesto que no satisface a plenitud las funciones públicas. ¿Qué podemos hacer?. La corrupción y los Estados crecientes, generados por una clase política profesional, atentan contra las capacidades de las sociedades para generar riqueza por lo que la única solución consiste en limitar y controlar a la clase política profesional, fuente de toda ineficiencia pública.

La causa de gran parte del mal funcionamiento de las democracias mundiales es la clase política profesional, que vive a costa del Estado bebiendo de la fuente fiscal para su propio beneficio. La solución a este problema es impedir por medios legales que se genere una clase política profesional, ¿Cómo?. Un ciudadano debe ejercer un cargo de elección popular por una vez en la vida por lo que basta con impedir la reelección, y si desea postular a otro cargo público debe esperar la misma cantidad de años que estuvo en el cargo anterior trabajando en lo que hacía habitualmente. No puede ser posible que una persona esté toda su vida viviendo a costa del Estado, recibiendo ingresos fabulosos, sin haber trabajado como cualquier otro ciudadano sin privilegios.

La propuesta UN CIUDADANO, UN CARGO se enfrenta a la cuasi imposibilidad de llevarse a la práctica porque la clase política no apoyará aquella propuesta que signifique pérdida de poder. Esto es claro, pero no impide ponerla en el debate nacional y mundial como la única opción para volver a reponer la democracia cómo la consibieron sus creadores. En el famoso Discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln pronunciado en el Cementerio Nacional de los Soldados en la ciudad de Gettysburg (Pensilvania) el 19 de noviembre de 1863, se indica “que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra»….

¿O usted está en desacuerdo?.

Panorama LIBERAL
Martes 9 Febrero 2016

domingo, 7 de febrero de 2016

Economía ¿POR QUÉ SIGUEN DE GIRA LOS ROLLING STONES?

Estos genios jamás jubilarán porque hacen de su trabajo su vida misma...Otros, creen que el trabajo es una especie de esclavitud....
The Rolling Stones es un grupo de rock, cuyos integrantes promedian los 72 años de edad, armando nuevas giras planetarias que los llevan a presentar su música en los lugares más lejanos. En la actualidad, están embarcados en una nueva caravana denominada “América Latina Olé Tour 2016” para presentar trece conciertos en distintas ciudades. Mick Jagger, líder vocalista de The Rolling Stones, dijo una vez que “prefiero pensar en el próximo tour que en la jubilación…Retirarme no se me pasa por la cabeza…”. Jagger y los Stones han logrado el éxito financiero y de popularidad, sin embargo, continúan enfocados en proyectos variados como las giras, programas de televisión y produciendo películas. Y, ¿a que viene todo lo anterior?.

En todo el mundo, el trabajo y el empleo es una cuestión de enorme importancia porque se relaciona con el bienestar de las personas y sus familias; muchos gobiernos comienzan a tener problemas sociales cuando la gente no encuentra empleos. En estos tiempos, además, se ha puesto de moda hablar de las supuestas desigualdades entre las ganancias de capital y del trabajo. Se dice que los dueños del capital obtienen retornos muy superiores a los que ostentan los trabajadores en una especie de actualización de la plusvalía de Marx. Por lo tanto, los políticos han presentado el trabajo como una especie de esclavitud que requiere leyes y regulaciones estrictas…

Por eso, con el discurso de crear sociedades más equitativas, los políticos acceden al poder para aumentar los impuestos a los más ricos (se supone) e implementar reformas laborales para dotar a los sindicatos del poder de destruir empresas. De esta manera, dicen los políticos, se pretende equilibrar el poder entre trabajadores y empresarios…Pero, ¿se puede equilibrar el poder con gallitos de fuerza?...Estas actitudes respecto del trabajo se basan en la creencia que el trabajo es una esclavitud y que los empresarios son los mismos esclavistas de siempre. Fatal visión que ciega a los hacedores de política y los hace diseñar e implementar políticas laborales que solo terminarán empobreciendo a los trabajadores.

El trabajo no puede ser una esclavitud porque es el único medio justo para acceder a los bienes que se requieren. El problema, por tanto, no es la desigualdad entre los retornos del capital y del trabajo porque ello es solo la consecuencia de poseer mercados laborales concentrados por reformas económicas y laborales de políticos de muy corta visión que dicen defender el empleo pero lo castigan con sus pésimas políticas. Crean reformas laborales que protegen excesivamente a todos los trabajadores contratados –en forma independiente de sus resultados- sin mirar a los cientos de miles que esperan su oportunidad. En otras palabras, la verdadera causa de la desigualdad citada es la profunda falta de oportunidades en los mercados laborales que impide que las personas expresen sus capacidades y talentos. En la actualidad, no resulta extraño observar que los que se enriquecen son los que están cerca de poder o tienen influencia en el.

Al mismo tiempo, muchas sociedades actuales han transmitido la percepción que el trabajo tiene un inicio y un fin, la jubilación. Así, han construido la percepción que las personas trabajan para poder jubilar algún día bajo ciertas condiciones…¡qué creencias más nocivas¡. Son conocidos los caso de personas que jubilan a los 65 años y después mueren de hastío y aburrimiento a los pocos años porque la salida del mercado laboral rompe todas sus redes de relaciones, se pierden amigos, se sienten inútiles y se pierde el interés por la vida, ¿es justo esto y por qué se produce?.

Por una parte, hemos construido mercados laborales que ofrecen pocas opciones de trabajos generadores de valor lo que lleva a que muchas personas se terminan desempeñando en labores para las cuales no tienen las capacidades ni los talentos requeridos. Por eso, una gran mayoría creen que sus empleos son muy poco estimulantes y provocadores; creen que desperdician sus habilidades en hacer cosas que nadie valora…Así, se dedican a las ventas aquellos que no tienen talentos para las ventas; reparan equipos aquellos que no tienen capacidad técnica; hacen clases aquellos que no saben hacer docencia; practican tenis aquellos que no les gusta el tenis…Y suma y sigue..

¿Por qué muchas personas se desempeñan en trabajos que no les agradan?. Porque hemos construido mercados laborales que no dan oportunidades para que todos expresen sus talentos. Nuestros mercados laborales existen para servir a mercados concentrados u oligopólicos que demandan trabajadores para empleos de baja calidad y que pagan bajos salarios. Y son los políticos los que han construido mercados laborales que no estimulan el amor al trabajo bien hecho ni concienzudo; que permiten que los más ineptos estén toda su vida fijando los estándares de servicio porque no se les puede despedir por las leyes “pro-empleo”; que impiden que las personas se salgan de un empleo para entrar a otro que más se ajusta a sus talentos porque no se quiere perder la indemnización por años de servicio; que impiden que los trabajadores puedan visualizar otros empleos porque no existen esos otros empleos; etc.

Además, como ya hemos dicho, los mercados laborales son una demanda derivada de los mercados de bienes y servicios finales, y si estos últimos están concentrados y son poco competitivos, los mercados laborales se concentrarán y serán poco competitivos. La falta de competencia lleva a la falta de competencia global. Esta es la causa de todo.

¿Por qué, entonces, Mick Jagger y los Stones jamás jubilarán?. Los Rolling Stones trabajan en una actividad que es su vida misma; ellos son la música y la música es ellos...Ellos representan el valor del trabajo como una extensión valiosa de sus propias vidas; disfrutan con lo que hacen, entretienen a otros y reciben una buena paga por ello…¿quién querría jubilar en esas condiciones?. Además, ¿quién se querría retirar de lo que goza?. Los Stones representan el valor del trabajo que queremos resaltar, no como una esclavitud, sino como una bendición caída del cielo que los hace a ellos y a todos mucho mejores…¿Qué sería de nuestras vidas sin los Rolling Stones?. Ciertamente, seriamos un poco más pobres…Por eso, podemos afirmar que ¡cuánto talento y cuanta riqueza se ha desperdiciado por falta de oportunidades¡.

El fracaso de los políticos es creer que ellos pueden determinar lo que es mejor para cada una y todas las personas. El mundo y las sociedades se han construido con el aporte de cientos de personas en un marco que les permita desarrollar opciones; algunas opciones fracasarán pero las que triunfen generarán riqueza. Los políticos creen, sin embargo, que es posible generar sistemas que gestionen toda la información que las personas traen consigo mismas en términos de talentos, experiencia y aspiraciones. Los políticos solo manipulan las aspiraciones y expectativas de las personas pero no gestionan un entorno que permita aprovechar sus talentos y experiencias. Solo en un entorno de libertad las personas y profesionales se esforzarán para potenciar sus talentos y aprovechar las oportunidades que sobrevuelan sobre las cabezas de todos. Mientras más libre y abierta es una sociedad, más personas descubrirán las oportunidades que nos sobrevuelan generando riqueza para todos…

The Rolling Stones jamás jubilarán porque el trabajo es su vida misma…¿o usted están en desacuerdo?

Panorama LIBERAL
Domingo 7 Febrero 2016

domingo, 17 de enero de 2016

Política BREVE PREDICCIÓN DEL FUTURO QUE SE NOS VIENE ENCIMA

¿Podría ser distinto...?
Luego de observar la política en los últimos momentos del año pasado y los primeros momentos de este año podemos realizar la siguiente predicción:

“Si el pasado fue malo, el futuro que se avecina se ve más horrible”.

Ninguna de las coaliciones políticas que llenan las páginas de diarios y revistas con cientos de frases ambiguas o necias, ha dado el ancho para gestionar la República y mejorar el bienestar de sus ciudadanos…¿Por qué diablos siguen aspirando al poder si no son capaces de crear las condiciones que signifiquen una mejora del bienestar de cada ciudadano?...

EL FANTASMA DE LA DERECHA POLÍTICA

Por una parte, alguien lo decía muy bien, la derecha es un cadáver político que se pudre a la vista y paciencia de todos; sus pestilencias las podemos observar en los tribunales y el comportamiento de ciertas empresas en los mercados oligopólicos…Hoy, surgen más y más opciones que debilitarán aún más el sector.

Sin embargo, lo más terrible es que disponen en su arsenal ideológico de las armas más potentes de la historia como la libertad, el trabajo duro y la recompensa…Pero, en vez de usarlas, dicen y hacen las mismas cosas que la izquierda promueve: clientelismo y populismo empobrecedor.

Y así les va…¿para qué preferir una copia si puedo elegir al titular de dichas ideas?

EL AMOR AL PODER POR EL PODER DE LA IZQUIERDA

Por otro lado, la izquierda no la tiene fácil, pero aún no es un cadáver político en forma…Se mutó de la Momia de la Concertación en un Frankenstein político; una unión de partes podridas que solo el engrudo del poder mantiene unidos..

Tienen una gran ventaja: no les complica empobrecer a un país si con ello logran mejorar sus estatus personales. Fíjense bien como actúan los socialistas: apelan a las emociones con eslóganes cuasi-maravillosas, con los cuáles nadie podría estar en desacuerdo, como “educación pública, gratuita y de calidad”, “el Trasantiago te cambiará la vida”, “el Chile de todos”, “por un país más justo, próspero e inclusivo”…¿quién podría estar en desacuerdo?. Frases y eslóganes sin significado preciso pero que capturan mentes no preparadas con una facilidad sorprendente...

Los socialistas usan los gobiernos para emplear el populismo y clientelismo a gran escala; emplean a sus compañeros y compañeras ofreciéndoles salarios que jamás han ganado ni ganarán en sus vidas privadas. Sorprende que una gran mayoría de funcionarios públicos gane entre $6 millones y $8 millones…¿Cómo es posible si consideramos que el salario debe ser un reflejo de la productividad?. En realidad, los compañeros y compañeras reciben un salario igualitario, independientemente de su aporte…

Los socialistas quieren el poder para obtener ingresos que no podrían obtener en forma privada. Es una vergüenza y un desperdicio de recursos impensable que tendrá impactos en el crecimiento del país. Se afirma que “el socialismo ama tanto a los pobres que los multiplica”, pero debemos agregar, que al mismo tiempo enriquece a la minoría socialista que vive del poder…El futuro está asegurado…para nuestro pesar, si no hacemos los cambios necesarios.

¿O usted está en desacuerdo?.

Panorama LIBERAL
Domingo 17 Enero 2016

Crónicas de un Liberal Enajenado ¿QUÉ SE NECESITA PARA SER UN OBESO; APITUTADO Y OBSECUENTE FUNCIONARIO DE GOBIERNO?

¿Le gustaría ser un funcionario de gobierno socialista?...
Siempre me he preguntado: ¿Qué se requiere para hacer de un país una nación desarrollada?. En primer lugar, necesitamos que sus habitantes tengan las necesarias capacidades para generar riqueza para ellos y sus congéneres; en segundo lugar, requerimos instituciones que den oportunidades para que esos habitantes talentosos y esforzados encuentren espacios para desarrollar sus capacidades.

En otras palabras, el progreso viene después de implementar sociedades libres y abiertas. En caso contrario, lo más probable es que asistamos a un crecimiento del tamaño del Estado y el surgimiento de una nueva clase de funcionarios y burócratas: ideologizados, ignorantes, fanáticos y necios; capaces de pedir y exigir “renovar convicciones”, “apelar a la retroexcavadora”, “unirse por y para el poder”. Estos funcionarios ya están acá…pese a que el Estado no crea riqueza…se apropia de ella, entregándosela a funcionarios obesos y obsecuentes…

Por ejemplo, se publica en varios sitios una carta, supuestamente, escrita por Pamela Jiles en “The Clinic”…que da luces respecto de lo que se necesita para ser un funcionario de gobierno…

SI YO FUERA OBESA; APITUTADA Y OBSECUENTE…

“Si yo fuera obesa, apitutada y obsecuente, me habrían invitado al almuerzo del día de la mujer en La Moneda. Vestida por las hermanas Ruitort, iría al patio de la Camelias a comer un salmón asoleado y hacerle la pata a la Presidenta, aunque en verdad me pareciera 'muy hija de milico, medio pelo, cero glamour'.

Si hace dos años hubiera dicho que sí a la oferta de Bachelet, de sumarme a su spot promocional, estaría ahora a la cabeza de una embajada, sería colega de la pléyade de ex amantes de políticos oficialistas que rebosan en los mejores cargos diplomáticos, una forma original de agradecer con fondos del Estado a las sucursales de los hombres públicos.

Si yo hubiera vuelto de un cómodo exilio en Italia sin haber trabajado ni un día en quince años, ahora sería jefa de partido, intendenta de Santiago o parlamentaria de la Concertación. Me habrían nombrado supernumeraria de Comunidad Mujer, enchufaría a mi hijo mayor a un cargo bien remunerado en la Cancillería y mandaría a dejar la colación escolar de mi hija menor – un sandwich de jamón y palta - en las diligentes manos de mi chofer fiscal, en mi vehículo estatal.

Si yo fuera una burócrata concertacionista, falsificaría mi curriculum para darme aires doctorales, usaría zapatos reina color blanco, trajes sastre talle 52, comerciaría con autos de lujo en Buenos Aires, publicaría mis novelas rosa en las mejores editoriales de habla castellana o simplemente instalaría un fax en el living de mi casa y cobraría varios cientos de millones pesos por asesorar a Codelco y Gendarmería en materias prescindibles.

Si yo hubiera obtenido sólo 500 puntos en la Prueba de Aptitud Académica y careciera de méritos intelectuales, hoy sería ministra de Educación. Mejor aún si no le hago asco al dinero ajeno. Así donaría a las hijas de mis amigos una 'comisión de servicio' de diez millones de pesos para que se vayan de tapas a Madrid, mi hijo ganaría una jugosa beca de post grado en Cambrigde aunque tuviera calificaciones deplorables y acto seguido lo nombraría vocero de gobierno para que inicie desde la cumbre su carrera política. Mi hermanita falta de talento estaría instalada como lectora de noticias en el canal público, igual que Mónica Rincón. Mi cuñado se llevaría para la casa dinero suficiente para fundar diez empresas de ferrocarriles y mi yerno entraría con millonarias ganancias en el pujante negocio de los jarrones estatales.

Si yo fuera capaz de hacer la vista gorda cuando me conviene, sería hoy la esposa aburrida de un ministro guatón y vulgar que se escapa con una funcionaria de tesorería una vez a la semana, a un departamento de dos ambientes ubicado en el sector de La Lilas y pagado con fondos del ministerio. Yo me vería obligada sólo una vez al mes a mantener intimidad con mi desagradable marido ministro, exprimido de predicar contra la corrupción, agotado de vociferar que la administración es transparente, exangüe de hacer gárgaras con la probidad pública”.
Fuente: The Clinic

Por lo tanto, si usted quiere ser un obeso, apitutado y obsecuente funcionario de gobierno solo tiene que seguir las pistas de la Jiles…¿o es demasiado el esfuerzo?

Panorama LIBERAL
Domingo 17 Enero 2016