Translate

sábado, 12 de marzo de 2011

PETER KING, LÍDER DEL NUEVO MACARTISMO


El congreso de EEUU inició una serie de audiencias para debatir la posible radicalización de la población musulmana en el país, y si se corre el riesgo de convertirse en un caldo de cultivo para el terrorismo. Y la discusión se ha abierto entre los republicanos, promotores de la iniciativa, y el gobierno.

En EEUU se estima que viven entre 2,5 millones y 7 millones de musulmanes. No existe claridad de su número debido a que el censo no exige identificarse en términos de  creencias religiosas.

Ya todos vislumbran que estamos en presencia de la misma conducta que llevó a la persecución en los años ’50 de sospechosos comunistas.

El Macarthismo

El 29 de junio de 1940 cuando EEUU estaba a punto de entrar a la segunda guerra, el Congreso aprobó el "Alien Registration Act" (Ley de Registro de Extranjeros), que entre otras cosas declaraba ilegal apoyar, favorecer, sugerir o desear que el gobierno fuera derrocado. La Ley obligaba a todos los extranjeros mayores de 14 años, residentes en EEUU, a llenar un formulario con todos sus datos personales, incluyendo ocupación y declaración sobre cuáles eran sus creencias, tendencias o afiliaciones políticas. En cuatro meses se registraron cerca de 5 millones de extranjeros.

Y hecha la ley, surge el paladín que la pone en marcha y la aplica de una manera épica. Joseph Raymond McCarthy, senador de Wisconsin, dio inicio a una persecución implacable contra los comunistas y contra aquellos que le parecían peligrosos.

Esta persecución llevó a los tribunales a miles de personas mientras otras miles eran tildadas de sospechosas de participar en actividades antipatrióticas lo que les causaba problemas laborales o discriminación. Esta persecución saltó a la palestra cuando se comenzó a investigar a la industria cinematográfica de Hollywood.

Se interrogaron a ceca de 40 personas de la industria quienes involucraron a otros en un efecto bola de nieve. Por ejemplo, el dramaturgo Betolt Brecht hizo sus declaraciones y luego se escapó a Alemania Oriental, mientras que Herbert Biberman, Lester Cole, Albert Maltz, Adrian Scott, Samuel Ornitz, Dalton Trumbo, Edward Dmytryk, Ring Lardner Jr., John Howard Lawson y Alvah Bessie alegaron que estaban bajo la protección de la Primera Enmienda y tenían el derecho a negarse a responder las preguntas. La Corte Suprema le dio la razón al Congreso y todos los acusados fueron condenados a penas de entre seis y doce meses de prisión.

En esos años, el comunismo era visto como una alternativa más humana al capitalismo, por lo que, deben haber existido comunistas en la sociedad estadounidense de esos años, pero, lo ridículo era que estos comunistas se estaban confabulando para apropiarse del gobierno.

Lo único positivo de MacCarthy es la incorporación de la expresión “macartismo” en política que tiene los significados de:
  1. 1.     Práctica de hacer acusaciones de deslealtad política o subversión, sin pruebas suficientes
  2. 2    Utilización de información obtenida mediante investigaciones injustas o métodos acusatorios injustos con el propósito de suprimir a la oposición.

 Y ahora MacCarthy se transforma en King

Peter King, republicano, preside el comité de seguridad nacional de la cámara de representantes, ha manifestado que “una abrumadora mayoría de musulmanes estadounidenses son ciudadanos excelentes…Pero hay una realidad que no podemos ignorar”. ¿A que realidad se refiere King?

King ha dicho que “el 80% de las mezquitas en EEUU están contaminadas por el radicalismo…los musulmanes apoyan de manera abrumadora las acciones de kamikazes..”. Entonces, la realidad que quiere mostrar King es que la comunidad musulmana de EEUU es un peligro para todos y deben ser perseguidos e investigados, en primera instancia. Siempre se sabe cuándo empieza la represión, pero es difícil darle término.


La debilidad de una sociedad se ve en situaciones límites. Una nación como EEUU, surgida y levantada por personas perseguidas en sus países de origen por cuestiones religiosas y raciales, se desarrolló en base al respeto irrestricto de los derechos civiles y las libertades humanas, pero, siempre para algunos es más fácil perseguir que convencer.

El macartismo fue una mala experiencia en EEUU, y que esperamos que no se repita. Confiamos en la cordura y el sentido común de todos sus habitantes y autoridades.

5 comentarios:

Cata dijo...

Los análisis posteriores acerca de las denuncias del demonizado Mc Carthy han demostrado, claramente, que la gran mayoría de los acusados efectivamente buscaban subrepticiamente instaurar las facilidades para un futuro EEUU de inspiracionm sovietica, lo que significa, en buenos terminos, destruir su democracia, instaurar un sistema moral y economico decadente y fracasado, limitar y atacar gravemente los DDHH de los estadounideneses, tal como los comunistas lo hicieron en donde se impusieron.
¿El evitar eso es lo que debemos criticarle a Mc Carthy? Por favor, me extraña que un liberal como tui caiga tan facilmente, cual niño ingenuo, en la caricatura que la progresia intentó hacer del macarthismo, simplemente porque no les convenía a sus intereses secretos. Está bien que los incautos e ignorantes caigan en ese juego, pero un bloggero sensato. Por favor.
Uno de los pocos análisis serios y documentados que he leido acerca de este tema es el de César Vidal, en Libertad Digital, te lo recomiendo.

Panorama Liberal dijo...

Muchas gracias Cata por tus comentarios. Y, por cierto, no soy el poseedor de la verdad, pero si me permites puedo hacer los siguientes comentarios.

La pregunta que merece una respuesta es si, en el supuesto de que los perseguidos por McCarthy, hubieran buscado llevar al poder un sistema de inspiración comunista, ¿justifica implementar un sistema represor?, ¿es razonable utilizar las mismas formas de actuar de los adversarios?.

Tal como decía Hayek: "la libertad es la ausencia de coacción". Es decir, el estado de libertad es "aquella condición en cuya virtud la coacción que algunos ejercen sobre los demás queda reducida, en al ámbito social, al mínimo".

En el caso de McCarthy y dada la época que vivió, era razonable temer por un EEUU de inspiración soviético, pero la duda persiste: ¿para mantener un cierto estado ideal de libertad debo aumentar la coacción para todos?, ¿realmente alguien podría haber creído que EEUU caería bajo el yugo comunista?...

Y lo mismo ahora: ¿para salvaguardar al espíritu democrático de EEUU debo coaccionar a los musulmanes?, ¿y después quienes más serán controlados, los latinos?, ¿y después, los negros..?.

Siempre existen buenas excusas para algunas personas, de muy buenas intenciones, intenten limitar las libertades de un cierto grupo.

Por mi parte, soy partidario de que nadie debiera tener la atribución de limitar las libertades individuales, excepto en defensa del Estado de Derecho.

Finalmente, comparto a Voltaire cuando dijo que "no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo". Y este es, en mi opinión el meollo de la situación.

Nelson Rojas Ruiz

Cata dijo...

Creo que, cuando un sistema ofrece el pecho a la espada enemiga, que no tiene freno moral alguno en enterrarla en dicho pecho, este sistema se convierte en una honrosa victima de un sistema poco honroso, pero que impone sus términos. Y si sus términos son tan antidemocraticos como los son los del comunismo, y arrastra muchos otros pechos a la espada, sin siquiera consultarles, es una completa imbecilidad e irresponsabilidad mantener ese sistema incapaz siquiera de protegerse a si mismo.
Respecto al tema mc Carthy, el problema en este caso era que el comunismo no trataba de ocupar un lugar dando la cara, como ideología, presentándose como lo que es y compitiendo de igual a igual en un sistema democrático, sino que engañando, espiando e intentando aparecer como lobo disfrazado de oveja, engañando incautos a traves de su fachada de arte, cine o literatura.

Marcos M. dijo...

En 1974, el entonces presidente de Argelia Boumedienne habló ante la Asamblea de las Naciones Unidas: “Un día millones de hombres abandonarán el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque irrumpirán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria“.

¿No te dice nada esto?

Panorama Liberal dijo...

¿Acertó el presidente de Argelia con su afirmación?.

El sentido en que se mueven las masas humanas en el mundo muestra claramente que una gran mayoría busca la prosperidad para ellos y sus familias.

Por eso, en la guerra fría los alemanes del este emigraban al oeste.

Por eso, los cubanos emigran a EEUU.

Las personas buscan prosperidad, y por eso mismo son más cuidadosas con los que los acogen.

La visión de una invasión uterina o una invasión armada es la creación de mentes afiebradas que controlan por el miedo a los ciudadanos...

No hay distintas especies de seres humanos en la Tierra, hay una sola.